un día entre el orgullo y el silencio, en una reunión de paracaidistas – Observer

8:38: Empezamos a caminar hacia la zona de las caravanas, donde está acampada mucha gente. Antes de llegar, Tomás señala a un hombre de unos sesenta años, vestido de soldado. Estás solo, lo que parece una gran ventaja para que la conversación funcione. Le pregunto si puedo sentarme, dice que sí siempre y cuando no me acerque demasiado. Supongo que le tiene miedo al coronavirus, le pregunto si es así y tiene la generosidad de no contradecirme. Tomás le apunta con el coche y le dice que no se lo piense. Tomás baja el coche. Le pregunto si podemos hablar, dice que sí, pero me dice que no dirá mucho. Le pregunto qué años fue paracaidista y me dice que estuvo en República Centroafricana en 1983. Le pregunto si ha estado casado, dice que sí, desde hace 36 años. Más tarde me dice que nunca ha hablado con su esposa o hijos sobre lo que vivió allí y, por lo tanto, ciertamente no es con un tipo como yo con quien ahora se desahogará. Luego me dice que viene a estas reuniones todos los años, pero que no tiene intención de recordar nada. Estás aquí por la camaradería. Le pregunto si ha llegado alguien más de su batallón (no tengo ni idea si es “batallón” dicen, pero arriesgo mi palabra y no me corrige), me dice que ya vio por ahí a un viejo compañero , pero quiere evitarlo. Al final, lo dejo solo. Me temo que entre un tipo como yo y alguien que ha pasado por lo que ha pasado esta gente, no hay comunicación posible. Sin embargo, el Sr. Ramos me llama, le devuelvo la llamada y no contesta.

9:03: En el área de remolques, hablamos con un grupo de paracaidistas extranjeros. Les pregunto por sus tatuajes y me doy cuenta de que aunque también están hechos con tinta de bolígrafos y agujas, son diferentes a los que estoy acostumbrado a ver en los excombatientes. No dicen “Amor de Mãe” o “Angola ’69”. Llevan la cursiva de paracaidista y entiendo que son una especie de medalla, que sirve para distinguirlos de los soldados del ejército. Intento averiguar si alguno tiene la hora del evento y me dicen que no me preocupe. Comienza a quedar claro que a nadie le importa tal cosa. El hijo de uno de ellos es tatuador y el padre me muestra orgulloso fotos de algunas de las creaciones del chico. Quiero pedir gorras, pero en mi estupidez invencible las llamo “gorras”. Tan pronto como la palabra cruza mi boca, al menos me preparo para ofenderme. Me dispongo a correr hacia el auto, dejando atrás al pobre Tomás, que con dos autos al cuello no podía correr, pero me corrigen con una sonrisa. No parece que se hayan enfadado.

Eulália Escoto

"General ninja de la cerveza. Erudito de Internet. Adicto a la web amigable con los hipster. Lector orgulloso. Se cae mucho".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.