El partido de extrema derecha de España forma una alianza anticomunista en América Latina | Internacional

Fundamentalistas católicos y evangélicos, neoconservadores y ultraliberales, populistas de derecha y nostálgicos de las dictaduras militares constituyen la alianza anticomunista que el partido Vox español está forjando en América Latina. Eduardo Bolsonaro (hijo y heredero político del presidente brasileño), Keiko Fujimori (ex candidata presidencial en Perú) y José Antonio Kast (líder del Partido Republicano Chileno, que se opuso a la derogación de la Constitución legada por Pinochet) se encuentran entre los más destacados. Figuras de este heterogéneo conglomerado, unidas por su visceral rechazo a los gobiernos de izquierda, tanto autoritarios como democráticos.

La punta de lanza de Vox fue la denominada Carta de Madrid, un manifiesto que advierte contra el supuesto “avance del comunismo” en Iberoesfera (nombre con el que la derecha radical, siempre atenta al marketing, rebautizó Iberoamérica), una parte de la cual ya había sido “secuestrada por regímenes totalitarios de inspiración comunista, apoyados por el narcotráfico, bajo la égida del régimen cubano”. Santiago Abascal, presidente de Vox, anunció su intención de dotar a la carta, que atrajo a más de 8.000 miembros, de una “estructura permanente y plan de acción anual”, es decir, que pasaría de ser un simple truco a convertirse en una nueva organización internacional. : el Foro de Madrid.

Su objetivo es convertirse en una alternativa al Foro de São Paulo y al Grupo de Puebla, las dos plataformas de la izquierda latinoamericana: la primera agrupa a las fuerzas políticas y sociales, desde el Partido de los Trabajadores Brasileños hasta el Partido Comunista de Cuba. ; y el segundo, un puñado de políticos de perfil predominantemente socialdemócrata, como Alberto Fernández, Luiz Inácio Lula da Silva, Evo Morales, Rafael Correa, Pepe Mujica y José Luis Rodríguez Zapatero.

En lugar de construir una alianza de partidos, Abascal está reclutando personalidades de manera individual, y esto le ha permitido planteamientos sorprendentes, como el del expresidente colombiano Andrés Pastrana, quien los últimos 10 participó a través de una grabación de Viva 21, el partido que Vox promovido en un pabellón de Madrid, y el pasado mes de junio intervino en una cumbre telemática de la ECR, el grupo del Parlamento Europeo en el que participa Vox en asociación con los ultraconservadores polacos Ley y Justicia y los húngaros de Viktor Orbán. El acercamiento de Pastrana a Vox ha despertado sorpresa y malestar en el Partido Popular español, ya que el político colombiano es el actual presidente del Centro Democrático Internacional (IDC), del que Pablo Casado, líder del PP, es vicepresidente. Pastrana también estuvo en la reciente convención del PP, junto con el expresidente mexicano Felipe Calderón.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado (en el centro), acompañado de los expresidentes Felipe Calderón (de México) y Andrés Pastrana (de Colombia), durante la convención nacional del PP en Cartagena. Marcial Guillén (EFE)

Como embajadores especiales para América Latina, Vox emplea al eurodiputado Hermann Tertsch y al eurodiputado español Víctor González Coello. El primero utiliza la infraestructura de que dispone como parlamentario en Bruselas y tercer vicepresidente de la delegación europea ante la Asamblea Parlamentaria Eurolatinoamericana (Eurolat), que agrupa a diputados al Parlamento Europeo y 23 países latinoamericanos. Además, el grupo ultraconservador ECR ha creado su propio Eurolat, del que Tertsch es presidente. Coello, vinculado a grupos fundamentalistas católicos, es el portavoz de Vox en la comisión de relaciones exteriores del parlamento español.

En los últimos meses, los dos parlamentarios han participado como invitados en la toma de posesión del nuevo presidente de Ecuador, el conservador Guillermo Lasso; fueron recibidos en Colombia por el expresidente Álvaro Uribe y en Lima por Keiko Fujimori, hija del expresidente peruano condenada a 25 años de prisión por asesinato, secuestro y corrupción. Su primera misión a América fue en enero de 2020, cuando se reunieron en La Paz con los ministros de la entonces presidenta interina Jeanine Áñez, quien reemplazó a Evo Morales luego de una operación sombría que puso fin a su renuncia. En ese momento, querían pedir pruebas de que el partido de izquierda español Unidas Podemos, entonces en proceso de unirse al gobierno español, recibiría financiación ilegal.

La otra herramienta que utilizó Vox para aterrizar en América Latina fue Disenso, una fundación que preside Abascal. A pesar de que Vox tomó medidas contra la financiación pública de las fundaciones de los partidos, se constituyó por su cuenta para beneficiarse de las subvenciones distribuidas en función del número de votos y escaños parlamentarios obtenidos. Al frente de la fundación, que da soporte técnico a la aventura americana de Abascal, está Jorge Martín Frías, exdirector de formación de FAES (fundación del PP) y concejal del Ayuntamiento de Madrid durante el mandato de Ana Botella.

El aterrizaje de Vox en la región tuvo un serio revés a principios de septiembre en México. Abascal acudió al Senado mexicano como invitado a un acto contra el aborto y allí aprovechó para presentar la Carta de Madrid. Su partido informó que se habían sumado 14 senadores del Partido Acción Nacional (la mitad de su bancada) y tres diputados del mismo partido, así como dos diputados del Partido Revolución Institucional, ambos en oposición al presidente de centroizquierda Andrés Manuel López Obrador. . La noticia provocó un terremoto político en México: los dos diputados priistas, Lorena Piñón y Manuel Añorve, negaron a Vox, mientras que el PAN se desvinculó de la iniciativa, recordando que su socio en España es el PP. Dos de los senadores que firmaron la carta dijeron que cometieron un “error” y se disculparon. Los medios mexicanos habían transmitido un tuit de Abascal el 13 de agosto, coincidiendo con el 500 aniversario de la destrucción de Tenochtitlán, en el que se autoproclamaba “orgulloso” de la colonización de México: “España ha logrado liberar a millones de personas del sangriento régimen”. y terror de los aztecas ”, escribió. Una visión radicalmente contraria a la del Papa Francisco, que se disculpó por los “errores muy dolorosos” cometidos durante la colonización.

Entre los líderes estadounidenses que desfilaron en la pantalla de Viva 21 no hubo mexicanos. Pero estaban, además de Pastrana, Keiko Fujimori, Kast, Eduardo Bolsonaro y el senador estadounidense Ted Cruz, republicano por Texas. Abascal ya se había reunido con los dos últimos en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) celebrada en Maryland en febrero de 2020, con el cierre del entonces presidente Donald Trump. Cruz, representante del ala más conservadora del Partido Republicano, con un discurso antiaborto, antiinmigración y a favor de la pena de muerte, tuvo que ser puesto en cuarentena tras reunirse con el político español, que dio positivo por coronavirus. Eduardo Bolsonaro, jefe de Relaciones Exteriores del clan familiar y fiel seguidor de su padre en comentarios homofóbicos y sexistas, se ha convertido desde entonces en uno de los mejores aliados de Vox, lo que no descarta cierta rivalidad: Abascal prefirió irse a México a principios de septiembre. en lugar de asistir a una conferencia conservadora que, como franquicia norteamericana, Bolsonaro había organizado en Brasilia con el hijo de Trump.

Apoya nuestro periodismo. Apúntate a EL PAÍS pinchando aquí

suscribir aquí para recibir el boletín diario de EL PAÍS Brasil: reportajes, análisis, entrevistas exclusivas y la información principal del día en su correo electrónico, de lunes a viernes. suscribir también para recibir nuestro boletín semanal el sábado, con los aspectos más destacados de la semana.

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.