Descubriendo las ciudades perdidas de América

La sociedad de Pueblo Bonito es la más famosa de las ciudades chacoanas y es también el principal punto de interés del Parque Histórico Nacional de la Cultura Chaco. Hablamos de ella como una “casa gigantesca” pero para un espíritu contemporáneo es más bien un complejo de apartamentos en forma de “D”. Los edificios de cuatro pisos pudieron albergar alrededor de 600 habitaciones que se utilizaron para vivir, almacenar, organizar ceremonias y entierros. Las paredes estaban unidas por adobe, enlucidas y encaladas por dentro y, a veces, decoradas con diseños pintados.

Más de treinta kivas (excavaciones circulares) albergaron las ceremonias religiosas de los anasazi. a 13Y Siglo, por razones que desconocemos, los chacoanos comenzaron a abandonar sus lugares de vida para exiliarse a otras regiones del suroeste.

El pueblo chacoano no tenía lengua escrita. El conocimiento de los especialistas sobre ellos proviene de sus tumbas. Una cámara funeraria, por ejemplo, contenía trece cuerpos de notables rodeados de perlas turquesas, conchas, cuencos y cántaros. Los análisis de ADN mostraron que estos individuos estaban relacionados principalmente con su madre o abuela, lo que tiende a mostrar que Pueblo Bonito fue dirigido por una dinastía matrilineal.

Los viajeros pueden explorar este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO a través de visitas guiadas, recorridos de guardabosques por la ciudad, senderos para caminatas y ciclismo, o campamentos y visitas guiadas, intervenciones nocturnas alrededor de una hoguera. El cañón Loop Drive de casi 15 kilómetros de largo incluye numerosas ruinas, incluidas Pueblo Bonito y Chetro Ketl, que son los pueblos más grandes y hermosos. Cuatro senderos llevan a los visitantes a sitios remotos del Chaco y atraviesan caminos antiguos, grabados rupestres, descensos de escaleras y ofrecen vistas espectaculares del valle.

Chaco también forma parte de la asociación Cielo oscuro internacional y por lo tanto está protegido de la contaminación lumínica. La superficie del parque está completamente desprovista de iluminación externa permanente, lo que garantiza una calidad de observación superior para los aficionados. Ocasionalmente, aquí se llevan a cabo eventos relacionados con el espacio, incluidos campos astronómicos y observaciones de la luz del cielo con telescopios.

CARACOL, LA METRÓPOLIS MAYA DE BELICE

En 1937, un leñador tropezó con monumentos de piedra tallados y verticales en un bosque en Honduras Británica (ahora Belice). Los arqueólogos terminaron desenterrando otros monumentos pero también tumbas, terrazas y lugares de vida ubicados en el borde del sitio. El leñador había redescubierto un pueblo que hoy se llama por su nombre en español: Caracol (que significa “caracol” o “concha” y se refiere al camino sinuoso que conduce allí).

Estudios posteriores revelaron que la ciudad tenía una de las metrópolis más importantes del Imperio Maya, que se extendía desde México hasta Nicaragua, más al sur. de nuestro tiempo, Caracol es uno de los sitios mejor conservados de Belice.

Centro urbano de casi 20 kilómetros de diámetro, Caracol albergó en su apogeo (del 250 al 950 d.C.) al menos 100.000 habitantes. los caracoleños vivían en asentamientos dispersos en las terrazas. La élite maya vivía en el centro de la ciudad, donde había un palacio real elevado y plazas oficiales. Como en muchas ciudades mayas, en Caracol hay campos de piedra que se utilizan para los juegos de pelota, donde los practicantes hacían todo lo posible para mantener una pelota de goma en el aire.

La principal curiosidad de Caracol es la “Caana”, una pirámide de unos cuarenta metros de altura que parece salir del suelo de la selva y que contiene cuatro palacios y tres templos. Los pasillos del palacio originalmente estaban enlucidos con estuco blanco y decorados con pigmentos rojos.

Uno de los descubrimientos más intrigantes hechos en Caracol es el hecho de que las mujeres parecen haber ocupado altos rangos en la jerarquía social. Aunque las mujeres rara vez están representadas en los monumentos del sitio, se las ha honrado enterrándolas en las mismas tumbas que la élite de la ciudad. Algunos pictogramas que representan a individuos adornados con faldas que sirven de vestuario con la efigie del dios del trigo han suscitado el debate sobre su género.

Entre los años 880 y el año 1000 Caracol fue abandonado. A diferencia de otras ciudades, su pérdida no se debió a la sequía. Más bien, hay buenas razones para creer que la sociedad caracolana se estratificó cuando la élite se apoderó de sus propiedades. A finales del siglo IX se incendió el palacio. El malestar social y los posibles asaltantes externos pueden haber terminado con el gobierno centenario de la ciudad maya de Caracol.

Para llegar a Caracol el camino es largo y difícil, hay que tomar caminos de terracería que van hacia el sur y atraviesan San Ignacio, Santa Elena o Georgeville, poblados a lo largo de la Carretera del Oeste. En 2020, se inició un proyecto para pavimentar las carreteras que conducen a Caracol.

Pero este largo viaje se ve recompensado con más de 10.000 hectáreas de milagros: una acrópolis central rodeada por tres plazas, dos pabellones deportivos y una multitud de estructuras más pequeñas. En centro de Visitantes, cerca de la entrada, hay exhibiciones que se encuentran en el sitio, así como diagramas y fotos relacionadas con décadas de excavaciones arqueológicas. Se recomienda reservar una visita al sitio en San Ignacio o San Elena con anticipación.

LECCIÓN MISSISSIPPIENS DE CAHOKIA

A unos seis kilómetros de la corriente San Luis, Missouri, la presencia cahokiana surgió de ricas llanuras aluviales ubicadas en la confluencia de la Misisipí, de Misuri YIllinois. Los agricultores se asentaron en estas tierras fértiles ya en el año 600. Allí cultivaron calabazas, girasoles y maíz. En ese momento, Cahokia era la ciudad más grande al norte de México. Tenía entre 10.000 y 20.000 habitantes y, por tanto, nada tenía que envidiar a las ciudades europeas de la época.

El declive de la sociedad cahokiana comenzó en 13Y siglo, y en 1350 no quedaba nadie en el sitio. Pasaron varios cientos de años antes de que fuera redescubierto por exploradores franceses en el siglo XVII.Y siglo.

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.