“Candidatos y presidentes de cara a lo internacional”. La crónica de Frédéric Charillon

Marine Le Pen recibió en Varsovia en diciembre de 2021, posando de nuevo con Viktor Orban, filmada por RT France, o comentando la política francesa desde la capital polaca. Al mismo tiempo, el ex presidente brasileño Lula, quizás un nuevo candidato, está de gira por Europa. Ex Marine Le Pen, recibida en Moscú por Vladimir Putin en la campaña de 2017, o defendiendo a Rusia frente a la Unión Europea desde la misma capital en 2014. Candidato Emmanuel Macron, visitando Beirut en 2017. Los candidatos supremos siempre han buscado legitimidad internacional. Travesías difíciles para algunos (como Ségolène Royal, en Líbano en 2006), inútiles para muchos (como el radical Eduardo Angeloz en Argentina, derrotado en 1989 por Carlos Menem).

En esta búsqueda de una dimensión internacional, no todo el mundo es igual. Un presidente saliente ya no tiene que demostrar su valía, pero su historial en política exterior puede ir en su contra (Jimmy Carter en 1980). Un político avezado ya tiene sus redes, sus equipos, ideas sobre diversos temas, pero tendrá que tener en cuenta las nuevas situaciones y el legado de su antecesor: este es el caso de Joe Biden. Algunos son elegidos después de una larga sed de asuntos internacionales, otros menos. ¿Qué queda de lo que creemos que sabemos sobre ellos y su visión una vez que fue prueba de poder? Algunos vienen con la creencia de que eventualmente tendrán que cambiar. Otros no son inexpertos pero prefieren verlo venir. Finalmente, otros intentan transformar su virgen historial internacional en una oportunidad de fallas metodológicas, conscientes de los riesgos que ello conlleva.

Camiones viejos y duras realidades

Primer escenario: una personalidad ya domina el tema internacional. George H. Bush, elegido para Estados Unidos en 1988, había sido embajador ante las Naciones Unidas, representante de su país en Beijing y director de la CIA. François Mitterrand ya ha tenido una larga carrera. Jacques Chirac había sido primer ministro y alcalde de París dos veces durante dieciocho años: había visitado y recibido, tratado sobre temas delicados, desde la energía nuclear iraquí hasta las relaciones con Irán.

Pero el mundo está cambiando. Bush, el diplomático prudente, tuvo que convertirse en un caudillo cuando Saddam Hussein invadió Kuwait en 1990. Estaba acabando la Guerra Fría, él que había sido uno de sus principales espías. Mitterrand se había reunido con dos alemanes, a quienes la Internacional Socialista había pedido que apoyaran los movimientos en Centroamérica en la lucha contra las dictaduras respaldadas por Washington. Se encontró cara a cara con la Alemania reunificada y los inevitables Estados Unidos. Tras los últimos acentos revolucionarios en Cancún (México) en octubre de 1981, siguió una línea más pragmática. Se separó de Jean-Pierre Cot, director de Cooperación y Desarrollo, que quería cambiar la política africana. Chirac tuvo que admitir que su gesto galo era anacrónico. El regreso de Jacques Foccart al Elíseo en 1995 o su apoyo a un Mobutu al final de su reinado y su vida fueron errores. La reanudación de los ensayos nucleares franceses se detuvo ante la opinión mundial movilizada por los nuevos medios mundiales. Cambió de marcha. La dilatada experiencia de estos tres líderes les ha servido para triunfar en su transformación, no para aplicar las ideas inicialmente previstas.

“Beneficiándose de un efecto inicial de curiosidad, Emmanuel Macron pudo difundir mejor sus mensajes, también encontrando obstáculos”

El prudente, a riesgo de la tibieza

Otros líderes, lejos de ignorar al mundo exterior, han querido formarse una opinión, construyendo su marca en el pragmatismo. Sin haber ocupado cargos relacionados con el internacional, Barack Obama no perdió el interés. Se opuso a la guerra de Irak de 2003, luego, como senador de Illinois, estaba detrás de una ley sobre seguridad y democracia en la República Democrática del Congo. Angela Merkel creció en Alemania Oriental bajo el dominio soviético. Al frente de la CDU, fomentó un fuerte vínculo transatlántico, apoyó la guerra en Irak y se opuso a la adhesión de Turquía a la Unión Europea. En Francia, François Hollande nunca ha mostrado un marcado interés por la política exterior, pero sus funciones al frente del Partido Socialista han hecho que el tema sea inevitable. Valéry Giscard d’Estaing confesó en sus memorias que llegó al poder ignorando las principales cuestiones geopolíticas. Pero conocía la economía internacional.

Todos favorecían una mirada fría y racional del mundo, sin ostentación externa. Todos fueron elogiados por su prudencia y criticados por ella, a pesar de la exitosa gestión de la crisis. Los análisis matizados de Giscard sobre la Guerra Fría, la “paciencia estratégica” de Obama, el enfoque concertado de Hollande o Merkel, han confundido a algunos de sus socios. Desde el principio, buscaron menos solidificar creencias que adaptarse al mundo.

Recién llegados, entre el voluntario en la sombra del aprendiz de brujo

Queda el caso de los recién llegados a la política. Llegados al poder sin una dilatada carrera política, han apostado por una perspectiva diferente para abordar problemas que siguen siendo irresolubles. Pero la línea divisoria entre la personalidad disruptiva y el aprendiz de brujo es delgada: Trump ya era viejo y famoso, pero sin experiencia institucional. Intentó un enfoque transaccional importado de los negocios, matizado con su personalidad descarada. Prometió un “acuerdo del siglo” en Palestina, donde otros habían fracasado. En Ucrania, Volodymyr Zelensky fue un comediante. No tiene las palancas de un presidente estadounidense para enfrentarse a Moscú, pero intenta aprovechar su virginidad política para gestionar el conflicto en el este del país. Muy diferente, Emmanuel Macron tenía para él el rumbo brillante de una élite francesa, pero no había ejercido ningún mandato electivo. Su edad lo convirtió en el primer presidente francés que no conoció ni los dos mandatos galos ni la guerra de Argelia. Llegó a los temas libios o libaneses, quiso pasar páginas de la memoria (Ruanda, Argelia) y reiniciar el diálogo con Moscú.

Todo el mundo ha apostado por el descanso. Sin método, Trump ha fallado mucho. Sin margen de maniobra, Zelensky depende de los demás. Beneficiándose de un efecto de curiosidad inicial, Emmanuel Macron pudo difundir mejor sus mensajes, al mismo tiempo que encontró obstáculos.

Muchas experiencias únicas, pero una observación común: la diplomacia del líder electo nunca es lo que el candidato imaginó.

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.