Recuerdos del Mundial 4: en 1966, la convocatoria de los 47 jugadores y la masacre de Pelé. – Prisma

Confieso que no esperaba que Brasil repitiera ese brillante éxito de la Copa de Suecia / 58 en Inglaterra / 66, ni siquiera el triunfo razonablemente más aburrido de Chile / 62. Yo ya tenía 22 años, galopando para graduarme de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de Mackenzie, y un poco más informado y maduro, estaba irritado por el lío en que el CBD había transformado la selección entonces bautizada como “Canarinho”. Celoso de la popularidad del carismático Dr. Paulo Machado de Carvalho, jefe de la delegación en los dos títulos, João Havelange, presidente de la institución, había decidido hacerse cargo del equipo que iba a Europa. Un error patético.


Peor aún, Havelange sucumbió al populismo y decidió que Vicente Feola, el campeón del 58, volviera a entrenar, convocara a una infinidad de deportistas, exactamente 47, innumerables sin posibilidades de llegar a la Copa. Una mezcla de una clínica geriátrica (veteranos en declive como Gylmar, Djalma Santos y Bellini), un hospital ortopédico (que se aleja de las condiciones ideales como Amarildo, Garrincha y Zito), incluso una guardería (niños como Edu, 16, de Santos) y, perdón, público (protegidos por chisteras, muchos sólo jugadores medios como Fidélis, Nado, Paulo Henrique, Célio, Ubirajara, Fefeu, Parada – y dejo a los que me leen, a propósito, la búsqueda de sus asociaciones).


Evidentemente, era imposible armar un equipo con tantos candidatos para las once plazas. El pobre Feola se obligó a crear cuatro equipos -el Azul, el Blanco, el Grená y el Verde- que se enfrentaron en entrenamientos itinerantes por diferentes ciudades. Por supuesto, la competencia por los escaños solo sirvió para fomentar la desunión en la plantilla. Y la selección, grotesca, fue la única, en toda la hermosa historia del fútbol brasileño, en parar en la fase de grupos. Lo reconozco: de vacaciones en la FAUM y en mi primer trabajo como traductora en una pequeña editorial, aproveché para pasar ese julio en Río de Janeiro, en casa de los primos Athos y Beatriz Fagá, ella es la hija de Tía Stella y Tío Américo, los del Mundial 50.


Athos y Baby, apodo de Beatriz, tuvieron dos hijos, Murilo, que se convirtió en doctor en física, y Marcelo, que se convirtió en periodista y, más tarde, a mediados de los 80, se convertiría en el editor deportivo de “Hoja”. Ambos, todavía adolescentes, en una pequeña radio, se regocijaron con el 2X0 sobre Bulgaria, en su debut el día 12, pero se ensimismaron cuando recordé que los goles de la selección (Pelé y Garrincha) habían venido de tiros libres. , a balón parado. . Luego, gradualmente, sucumbieron a la decepción. Herido, Pelé no participó en la competición del 15, farsa de Hungría, 3 X 1. Regresó solo en el sacrificio y en el surgimiento del imperativo de la victoria en el siguiente partido, el 19, contra Portugal.


Y la palabra “pelea” nunca ha sido tan acertada. Tres de los defensores de Portugal, el sangriento Vicente, Baptista e Hilário, se turnaron en la masacre de Pele. Quien resistió, estoicamente, hasta el final de la paliza, todavía 3 X 1. Así ya coronado, simbólicamente, el “Rey del Fútbol”, Dico de Três Corações habría necesitado ocho semanas para recuperarse de los golpes. Y ni el azul de mis antepasados ​​hubiera sido un consuelo en el 66. También se despidió en la fase de grupos, cuando sorpresivamente perdió un gol de Pak Doo-ik ante Corea del Norte, 0 x 1. Todo está bien. Cuatro años después, en la Copa México, inauguraría mi carrera internacional como periodista deportivo. Y Brasil e Italia tomarían la decisión.



PD: Este texto representa el esbozo de otro capítulo de mi intento de escribir mi autobiografía; al menos, una selección de historias que he vivido y/o presenciado. Desde hoy hasta que se agote el tema de la “Copa del Mundo”, publicaré, aquí en mi espacio en R7, los textos de las otras disputas de 1970 a 2018. Algunas que también he tratado en el sitio: además de 70, 1990 y 1994.



¿Apreciado? Haga clic en uno de los iconos de arriba para “Compartir”, o “Twitter”, o deje su opinión en mi “FaceBook”. Si sale de casa, sea cauteloso y comprensivo, use mascarilla, por favor. ¡Y quédate con el abrazo virtual de Sílvio Lancellotti! ¡Mil gracias!

Eulália Escoto

"General ninja de la cerveza. Erudito de Internet. Adicto a la web amigable con los hipster. Lector orgulloso. Se cae mucho".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.