Para los jóvenes franceses de Silicon Valley, nada volverá a ser igual

Segundo año de vagabundeos en la América pandémica. Brittany Bir y su esposo, una joven pareja franco-estadounidense que vive en Silicon Valley desde 2016, ya han viajado a Texas, Louisiana, Florida, Carolina del Norte, Colorado, Idaho, Montana, Oregon … Todo un recorrido por los Estados Unidos. Estados con su Toyota Camry. De un Airbnb a otro, siempre teletrabajando.

“Como no podíamos ver a la gente, también podríamos ver la naturaleza”, resume Brittany, de 32 años, directora de programas de Salesforce, el gigante del software cuyas oficinas centrales, todavía vacías en tres cuartas partes, se encuentran en San Francisco. Antes de salir de California, la pareja se quedó con tres muebles, llenos de “Todo lo que pudimos poner”. El resto se vendió o donó a la organización benéfica Goodwill. “Hemos limpiado nuestra vida”, ella describe.

Brittany y su esposo terminan la aventura a lo grande con Hawaii. La última vez que pasaron por San Francisco, se divirtieron al descubrir que el departamento caro que habían alquilado en Palo Alto todavía estaba a la venta. Brittany, nacida en California, a la espera de la naturalización francesa, todavía planea regresar: “Queremos preguntar. Y para nuestras carreras, todavía es bueno estar en Silicon Valley. ” Volver a San Francisco a principios de 2022, prometido.

Siempre se agradece la expatriación

La pandemia no ha cambiado nada. Los jóvenes franceses que viven en el extranjero siguen interesados ​​en la expatriación. Desde marzo de 2020, la mayoría ha viajado, cambiado de trabajo, a menudo preocupado por problemas de visado, algunos han tenido que regresar por falta de pasantías, pero no han dejado de vivir en el extranjero. En San Francisco, muchos se han unido al grupo de “nómadas pandémicos”. Nada los retuvo en sus empresas, aprovecharon el teletrabajo para descubrir nuevos horizontes, horarios, incluso continentes si la visa les permitía. Según una encuesta del Observatorio sobre expatriación, los jóvenes siguen teniendo una visión positiva de la expatriación y el 41% de ellos creó nuevos proyectos profesionales durante la pandemia.

“A muchos franceses les gusta la tecnología. La tecnología está funcionando bien; Están bien. »Frédéric Jung, Cónsul General de Francia en San Francisco

En ausencia de estadísticas, es difícil medir el impacto de la pandemia en la comunidad francesa en el exterior y, en particular, en los jóvenes, que no se declaran ante las instituciones. Los únicos datos disponibles provienen del Ministerio de Relaciones Exteriores, pero se refieren únicamente a los franceses que se inscriben en los registros consulares.

Aún te queda un 74,13% de este artículo por leer. El resto es solo para suscriptores.

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.