En México, limpiar los huesos de los muertos por el Día de Todos los Santos

Para el Día de Todos los Santos, fiesta importante en México, los habitantes de una comunidad maya han vuelto a una tradición ancestral: limpiar los huesos de sus muertos, un ritual suspendido el año pasado debido a una pandemia.

“Salgan, salgan, almas en duelo”, cantan las mujeres en el cementerio de Pomuch, en medio del bosque de la península de Yucatán (sureste).

Frente a ellos, grandes cajas de madera abiertas que contienen los restos de sus seres queridos, cráneos y huesos delicadamente colocados sobre un sudario blanco bordado con motivos florales, con el nombre del difunto.



Este ritual, llamado Choo Ba’ak en maya, se lleva a cabo 10 días antes del Día de Todos los Santos, la fiesta de los muertos que los mexicanos celebrarán con fervor al final de la próxima semana.

“Es una tradición muy hermosa, que consiste en honrar la memoria de nuestros antepasados. Cambiamos su mortaja”, explica Jacinta Chi, residente de Pomuch. Están felices de que los recordemos con tanta ternura, tanto amor ”.

El ritual ya está bien establecido: “Abrir la tumba, quitar los huesos, volver a poner la sábana, limpiar los huesos”, dice Antonio Canché, de 74 años, pincel en mano, para honrar los restos de sus suegros, sus propios padres. y un tío. “Con alegría, con ilusión”.

Entre canciones y anécdotas, las familias vigilan los restos durante varias horas.

– Una tradición centenaria –

Según la costumbre, este baño mortuorio debe realizarse todos los años a partir de los tres años posteriores a la muerte del fallecido.

“El año pasado, debido a la pandemia, no pudimos cumplir con el ritual. Mucha gente tenía miedo”, dice Sebastien Yam, un trabajador cultural en Pomuch.

La tradición se remonta a cientos de años, según los ancianos del pueblo.

En Pomuch, el ritual está en pleno apogeo justo antes del Día de Todos los Santos, “el día de los muertos”, que marca el regreso transitorio de los muertos a la tierra.

Después de lavar los restos de sus seres queridos, los habitantes de Pomuch instalarán un altar en su casa.

El altar presenta los platos y bebidas favoritos de los difuntos, cuyos espíritus volverán aquí por un fin de semana para comer y beber, según las creencias.

En cuanto a la Ciudad de México, el altar presenta un “pan de muerto”, literalmente “pan de muertos”, un delicioso pastel que los vivos pueden comprar incluso en las mejores panaderías durante varias semanas.

Inseparables del Día de Todos los Santos en México, los pétalos de las flores de los muertos o “cempasúchil” guían las almas de los muertos hasta el altar.

Las “fiestas indígenas dedicadas a los muertos” fueron inscritas en 2008 en el patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO, que subraya: “La fusión de ritos prehispánicos y fiestas católicas permite la reconciliación de dos mundos, el de las creencias indígenas y el de un introdujo la visión por los europeos en el siglo XVI “.

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.