Robot killer: negociando nuevas leyes para proteger a la humanidad

  • Los gobiernos deberían abrir nuevas negociaciones para legislar internacionalmente sobre sistemas de armas autónomos letales, también conocidos como “robots asesinos”.
  • El derecho internacional actual no se adapta a las amenazas apremiantes que plantean estas armas, que están siendo desarrolladas por varios países.
  • Los países deben considerar soluciones para avanzar en este tema, incluido el de un proceso independiente a través de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

(Washington, 1 de diciembre de 2021) – Los gobiernos deben acordar iniciar negociaciones y llegar a un nuevo tratado para mantener un control humano efectivo sobre el uso de la fuerza, dijo Human Rights Watch en un informe publicado hoy. Los gobiernos se reunirán en el Edificio de las Naciones Unidas en Ginebra este diciembre para decidir si inician negociaciones para alcanzar nuevos estándares internacionales sobre sistemas de armas letales autónomos, también conocidos como sistemas autónomos de armas letales.

El informe de 23 páginas de Human Rights Watch e la Clínica Internacional de Derechos Humanos (Clínica de Derecho Internacional de Derechos Humanos) en la Facultad de Derecho de Harvard, titulada “Crunch Time on Killer Robots: Why New Law is Need and How It can be Achieve” ), señala que el derecho internacional debe fortalecerse y aclararse para proteger a la humanidad de los peligros que plantean los sistemas de armas autónomos letales. Estas armas eligen y apuntan a objetivos sin un verdadero control humano.

Después de ocho años de discusiones sobre las terribles consecuencias de abandonar el control humano sobre el uso de la fuerza, los países deberían ahora decidir responder a estas amenazas “, dijo Bonnie Docherty, investigadora principal de la división de armas de Human Rights Watch y subdirectora de conflicto armado y protección civil en la Clínica de Derechos Humanos de Harvard. ” Existe una necesidad urgente de desarrollar un tratado para llenar las lagunas en el derecho internacional humanitario y actualizarlo para abordar los problemas legales, éticos y sociales relacionados con la inteligencia artificial actual y las tecnologías emergentes. “

La sexta conferencia de revisión de la Convención sobre el Uso de Ciertas Armas Convencionales (CCW), que se celebrará del 13 al 17 de diciembre, representa un punto de inflexión clave en los debates sobre robots asesinos. En la última reunión de la CCAC sobre robots asesinos en septiembre, la mayoría de los países que hablaron pidieron la adopción de un nuevo instrumento vinculante sobre sistemas de armas autónomas letales. Chile, México y Brasil instaron a las partes de la convención a acordar entablar negociaciones con este fin. En este se sumaron otros estados incluyendo el “grupo de los 10” (Argentina, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Palestina, Panamá, Perú, Filipinas, Sierra Leona y Uruguay) y miembros del No Movimiento.

Existen varios espacios de negociación posibles para un nuevo tratado sobre sistemas autónomos de armas letales: además de la CCAC, y entre otras posibilidades, podemos iniciar un proceso independiente, como el que dio lugar a los tratados. municiones, o recurriendo a la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde se negoció el tratado de prohibición de las armas nucleares.

Human Rights Watch y la Clínica de Harvard argumentan que el derecho internacional humanitario actual no aborda los desafíos de los sistemas de armas autónomos letales. Existe un amplio apoyo a la idea de desarrollar una nueva norma y las diferencias de opinión refuerzan la necesidad de aclarar las normas existentes. Un nuevo tratado abordaría las preocupaciones planteadas por estos sistemas de armas en términos de derecho internacional humanitario, ética, derecho internacional de los derechos humanos, responsabilidad y seguridad.

Para hacer esto, tendría que cubrir los sistemas de armas que eligen y apuntan a objetivos en función de la información de los sensores y no de los humanos. La mayoría de los proponentes de un tratado pidieron la prohibición de los sistemas de armas que, por su naturaleza, seleccionan y apuntan objetivos sin una intervención humana eficaz, como los sistemas complejos que se basan en algoritmos de aprendizaje automático que producen efectos, impredecibles o inexplicables.

Algunos países también han expresado su deseo de prohibir los sistemas de armas que se basan en perfiles biométricos y otros datos recopilados por sensores que identifican, seleccionan y atacan a individuos o categorías de personas.

Muchos países proponen complementar estas prohibiciones con regulaciones para garantizar que todos los demás sistemas de armas autónomos se utilicen solo cuando estén realmente comandados por humanos. El término “control humano efectivo” (” control humano significativo ”) Se entiende comúnmente como la exigencia de una tecnología comprensible, predecible y limitada en el espacio y el tiempo.

Parece improbable que el avance hacia las negociaciones se enmarque en el marco de la CCAC, ya que este organismo toma sus decisiones por consenso y conocemos la oposición de varias potencias militares, en particular India, Rusia y Estados Unidos, que creen que la actual situación humanitaria La ley es suficiente para abordar todos los problemas planteados por estos sistemas de armas. Estos países, y otros como Australia, China, Corea del Sur, Israel y Turquía, están invirtiendo fuertemente en aplicaciones militares de inteligencia artificial y tecnologías relacionadas para diseñar sistemas autónomos de armas aéreas, terrestres y navales.

Un proceso independiente de negociación de un nuevo estándar para robots asesinos sería más eficiente e inclusivo que las conversaciones diplomáticas en curso y otras soluciones consideradas. Dijo Bonnie Docherty. “Pero acelerar este proceso solo será posible con el apoyo activo de los líderes políticos.

Ya numerosas, las filas de individuos, países, instituciones y empresas privadas están creciendo, reafirmando el deseo de prohibir los robots asesinos. En mayo pasado, el Comité Internacional de la Cruz Roja llamado Los Estados deben negociar un tratado internacional que prohíba los sistemas de armas autónomos que son impredecibles o que tienen como objetivo a las personas, y adoptar regulaciones destinadas a garantizar un control humano efectivo sobre otros sistemas. Desde 2018, el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, urge declara prohibir las armas que tengan como objetivo y ataque a seres humanos, llamándolos “políticamente inaceptable y moralmente repugnante“.

Human Rights Watch es cofundador de la Detener las campañas de Killer Robots, una coalición de más de 185 organizaciones no gubernamentales de 67 países que apoyan un tratado que requiere el mantenimiento de un control humano efectivo sobre el uso de la fuerza y ​​que prohíbe los sistemas de armas autónomos.

Gran parte de esta oposición se basa en la repulsión moral ante la idea de que las máquinas pueden decidir la vida y la muerte de las personas.Concluyó Bonnie Docherty. “Un nuevo tratado permitiría llenar el vacío jurídico internacional con un nuevo tratado y proteger los principios de humanidad que nuestra conciencia nos impone frente a las tecnologías militares emergentes.

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.