“Quédate en México”. El polémico programa migrante ha regresado a Estados Unidos

Las autoridades estadounidenses están (nuevamente) implementando el controvertido programa “Quédese en México” en el punto de entrada de El Paso, que separa la ciudad estadounidense de la Ciudad Juárez de México.

El gobierno de Joe Biden, obligado por una decisión judicial, reanudó la implementación del programa el lunes, dijo CNN. La iniciativa obliga a los solicitantes de asilo a esperar en territorio mexicano a que sus casos sean procesados ​​en Estados Unidos.

Bajo la administración Trump, miles de migrantes fueron sometidos al programa, formalmente conocido como Protocolo de Protección al Migrante, y residían en campamentos improvisados ​​a lo largo de la frontera norte de México, a menudo en condiciones indignas y peligrosas.

Recuerde que el presidente Joe Biden se ha comprometido a poner fin a este programa e inició el proceso de admisión de migrantes que ya habían sido alojados en su refugio. Pero un juez federal de Texas detuvo estos planes y ordenó al gobierno reactivar la política.

Cabe recordar que más de 200 familias migrantes cuyos miembros han sido separados en la frontera bajo la política de “tolerancia cero” del expresidente Donald Trump podrán reunirse, dijeron las autoridades.

De acuerdo con Michelle Brané, directora del grupo de trabajo para la reunificación familiar creado por el presidente Joe Biden, más de 280 menores – nativos de Guatemala, Honduras, El Salvador, Brasil y Venezuela – han sido identificados para el proceso de reunificación familiar.

Entre 2017 y 2018, el gobierno del entonces presidente Donald Trump separó por la fuerza a más de 5,000 menores de sus familias, quienes llegaron a la frontera entre Estados Unidos y México en busca de asilo.

Los menores fueron distribuidos a centros de acogida en diferentes puntos del país y, en muchos casos, los padres expulsados ​​no tuvieron acceso a información para localizar a sus hijos.

En octubre, el grupo liderado por Brané informó que, a fines de septiembre, 1.727 niños seguían separados de sus familias, pero que otros 2.171 niños habían sido llevados a sus familias gracias al trabajo de organizaciones no gubernamentales.

Las familias reunidas ahora pueden solicitar un permiso de residencia de tres años, con un permiso de trabajo, y, al final de este período, tendrán derecho a solicitar la prórroga de este permiso o regresar a su propio país.

Al menos 920 familias han demandado al gobierno de los EE. UU. Y han pedido una compensación por los daños emocionales y psicológicos de las separaciones y, en algunos casos, el abuso infantil.

* con agencia Lusa

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.