Normalización de relaciones entre Argentina y Venezuela

Bajo el liderazgo de gobiernos de derecha en los últimos años, los países sudamericanos se han sumado a la llamada campaña de “máxima presión” contra Venezuela, creada por el expresidente estadounidense Donald Trump, y han comenzado a excluir al país de los foros regionales. Además, gobiernos como el de Jair Bolsonaro en Brasil, Iván Duque en Colombia y Mauricio Macri en Argentina no han reconocido el mandato del presidente Nicolás Maduro y han brindado todo su apoyo al exdiputado Juan Guaidó cuando se proclamó “agente interino”.

En el último año, sin embargo, con la victoria de los candidatos de izquierda en algunos países sudamericanos, la política exterior hacia Venezuela se ha vuelto menos hostil y ha estado marcada por la reanudación de relaciones diplomáticas entre varios gobiernos con Caracas. El más reciente tuvo lugar el pasado lunes (25), cuando el nuevo embajador de Argentina, Oscar Laborde, entregó sus cartas credenciales a Maduro, luego de siete años sin representación diplomática de Buenos Aires en el país.

En una entrevista con brasil de hechoEl sociólogo venezolano Ociel López dice que el acto simboliza un cambio en la estrategia regional para tratar con Venezuela, a pesar de que la designación de un embajador argentino tomó más tiempo del debido.

“Tener relaciones con un país vecino, recibir a un embajador de un país es algo natural, normal y no debe verse como un gran avance. En el Cono Sur y, en este caso, en Argentina. Sin embargo, el giro a la derecha en L ‘Argentina fue muy radical y muy rápida, pero el punto de inflexión en el centro, por lo menos, fue excesivamente lento’, dice.

Durante sus años en la presidencia argentina entre 2015 y 2019, Macri jugó un papel activo en los esfuerzos de la región por aislar a Venezuela. Fue bajo su administración que el país desconoció el mandato de Maduro, aceptó la presidencia ficticia de Guaidó y se unió al Grupo de Lima, un mecanismo creado para presionar al gobierno venezolano.

Tras derrotar a la derecha en las elecciones de 2019, el actual presidente de Argentina, Alberto Fernández, poco a poco ha comenzado a cambiar la política exterior del país hacia Venezuela. Sin embargo, aunque retiró el reconocimiento a los presuntos diplomáticos designados por Guaidó y abandonó el Grupo de Lima, fue recién ahora, tres años después del inicio de su mandato, que Fernández decidió nombrar un nuevo embajador en el país.

Para el politólogo Gustavo Borges, la situación económica de Argentina, que atraviesa una grave crisis heredada del gobierno de Macri, ha impedido que el país tenga autonomía en su política exterior y ha tardado en retomar relaciones con Venezuela.

“Es claro que con Macri hubo una postura de intervención y agresión contra el gobierno de Venezuela, pero el gobierno de Fernández no detuvo de inmediato esta estrategia. Lo hizo con el Fondo Monetario Internacional, entonces de alguna manera se entiende que su política exterior está determinada por esta situación”, dice.

:: Fernández despide a Batakis y fusiona las carteras de Economía, Producción y Agricultura ::

Tras entregar las cartas credenciales, el embajador argentino en Venezuela dijo que “es el momento de la integración regional” y que América del Sur debe “ser un polo autónomo que defienda sus intereses de los poderosos”. Además, Laborde alentó el regreso de Venezuela al Mercosur y la participación de parlamentarios de la Asamblea Nacional venezolana en el Parlasur.

Caracas, por su parte, celebró la llegada de Laborde al país y afirmó, en un comunicado, que el acto tiene “particular trascendencia, pues las relaciones bilaterales entre Argentina y Venezuela se tensaron durante el mandato del liberal Mauricio Macri, que reconoció la figura del paralelo”. gobiernos […] y apoyó fórmulas de injerencia que promovían el ataque económico y financiero a Venezuela”.

Por otro lado, el gobierno venezolano también recordó los supuestos ejercicios militares argentinos que pronosticaron una invasión a Venezuela durante la administración Macri. La información fue revelada por el portal argentino El Cohete a la Luna en febrero de este año, luego de tener acceso a documentos que datan de 2019 que señalan prácticas militares que simulan una invasión al país vecino.

“Cabe señalar que estos ejercicios militares tuvieron lugar en un momento en que el expresidente Donald Trump estaba planeando formas de derrocar al presidente venezolano, incluidas sanciones comerciales apoyadas por varios países sudamericanos, incluida Argentina”, se lee en el comunicado.

Venezuela será reincorporada

La llegada de nuevos gobiernos progresistas a Sudamérica ha allanado el camino para que Venezuela salga de la situación de aislamiento a la que ha sido empujada en los últimos años. Además de Argentina, Perú y Bolivia han retomado relaciones con Caracas, antes interrumpidas por expresidentes de derecha.

El restablecimiento de los lazos con Colombia también se da por descontado, pues el presidente electo Gustavo Petro, quien asumirá el cargo el 7 de agosto, ya se comprometió a normalizar las relaciones diplomáticas con el país vecino.

:: Exasesor de Trump admite haber planeado golpes de estado ::

Este jueves (28) se dieron los primeros pasos hacia la reconciliación cuando el futuro canciller colombiano designado por Petro, Álvaro Leyva, visitó Venezuela y se reunió con el canciller venezolano, Carlos Faria.

La reunión marcó la primera visita de un funcionario colombiano al país vecino desde que se rompieron las relaciones en 2019. Los ministros firmaron un acuerdo que prevé “el nombramiento de embajadores en Caracas y Bogotá” y la reanudación de las relaciones tras la toma de posesión de Petro.

En una nota, la Cancillería venezolana dijo que el encuentro entre Leyva y Faria se produjo “con el fin de restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países hermanos”. “Tras la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Colombia en 2019, el nuevo presidente Gustavo Petro, ganador de la segunda vuelta el 19 de junio, abrió un canal de diálogo para iniciar el restablecimiento de los vínculos binacionales”, señala el ministerio venezolano.

A pesar del escenario positivo, los expertos todavía ven este proceso con cautela. Para Borges, los intereses de Estados Unidos, principal impulsor de las sanciones económicas contra Venezuela, pueden influir en la posición que adoptarán los gobiernos sudamericanos hacia el país.

“Claro que podemos decir que hay cambios profundos en las relaciones, en la diplomacia y en la forma de entender el problema venezolano, pero esto aún no es definitivo. De chantajes desde la narrativa de los derechos humanos, de la narrativa de la democracia, de la libertad, que en este momento son conceptos líquidos porque son ellos quienes los adaptan a sus agendas y a sus intereses”, dice.

:: En busca de petróleo, Occidente intenta acercarse a Venezuela ::

En Brasil, las elecciones presidenciales que se realizarán en octubre también podrían traer cambios en Venezuela. El actual presidente, Jair Bolsonaro, ha sido uno de los principales impulsores de acciones desestabilizadoras en el país en los últimos años, ayudando además a la derecha del país durante un intento de invasión en 2019.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva aparece en cambio como favorito en las encuestas y, de ser elegido, podría cambiar la línea diplomática de Brasil hacia Caracas. Durante su primer mandato como presidente, Lula mantuvo relaciones muy estrechas con el gobierno venezolano, liderando varios proyectos de integración regional junto al expresidente Hugo Chávez.

Según el sociólogo Ociel López, si bien el escenario luce positivo para el gobierno de Nicolás Maduro, un proceso de reintegración regional no debería ser rápido y podría depender de otros líderes latinoamericanos para construir consensos entre los diferentes diplomáticos.

“Este proceso llevará tiempo y luego veremos qué tipo de liderazgo pueden tener. [o presidente do México, Andrés Manuel] López Obrador, o Lula, para articular las diferentes experiencias de izquierda que existen. Es cierto que la izquierda está ganando en todo el continente, pero está ganando en territorios conflictivos, con una situación económica muy conflictiva, por lo que de la misma manera que el péndulo fue a la derecha y volvió tan rápido, puede volver a oscilar”. , Él dice.

Montaje: Arturo Hartmann

Nacho Manjarrez

"Analista. Gamer. Explorador amistoso. Amante de la televisión incurable. Aficionado a Twitter. Erudito de las redes sociales. Geek aficionado a la web. Orgulloso gurú de los zombis".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.