Niños latinoamericanos cayeron en el agujero negro de la educación durante la pandemia – Época Negócios

(Foto: Rovena Rosa / Agencia Brasil)

En la ciudad boliviana de La Paz, los hijos de Maribel Sánchez han pasado gran parte de los últimos dos años encorvados sobre una pequeña pantalla de teléfono inteligente viendo conferencias en línea, durante un bloqueo prolongado causado por la pandemia de coronavirus.

Los dos niños, de 11 y 8 años, a menudo faltaban a clases cuando el horario coincidía porque la familia no tenía computadora. Los niños bolivianos finalmente regresaron a las clases presenciales en marzo de este año, muchos todavía a tiempo parcial.

Una historia que resuena en toda América Latina, desde México hasta Brasil.

La región tiene uno de los peores registros de cierre de escuelas en el planeta, según un informe del Banco Mundial que muestra que los niños enfrentaron casi 60 semanas de cierre de escuelas, total o parcialmente, entre marzo de 2020 y marzo de este año.

Solo es superado por el sur de Asia y tiene el doble del tamaño de Europa, Asia central y oriental, África subsahariana o los países del Pacífico. Ha habido largos cierres parciales en América del Norte, pero solo siete semanas de puertas completamente cerradas, en comparación con 29 en América Latina y el Caribe.

Esto plantea el riesgo de un retroceso de diez años para los niños de la región, según algunos expertos, en términos de niveles educativos, que pesan sobre las perspectivas de ingresos y empleo en los próximos años.

“Con las aulas virtuales, los niños no aprendían nada. Se distrajeron. Mi hijo, que está en primer grado, no ha aprendido nada. ¡Cualquier cosa!” Sánchez dijo, esperando a recoger a su hijo de una escuela en La Paz.

Emanuela di Gropello, investigadora del Banco Mundial, dijo que los niños de América Latina experimentarán una caída del 12 % en los ingresos vitales debido a las discrepancias en la educación durante la pandemia.

“Estos jóvenes que ingresan a la fuerza laboral experimentarán una disminución sustancial a largo plazo en los salarios”, dijo.

En Argentina, Mercedes Porto, de la Fundación Cimientos, que trabaja con jóvenes, dijo que el sistema escolar ha “perdido” un cupo de alumnos porque 1 millón de jóvenes no regresaron a la escuela después del período de clases virtuales.

Andrés Uzin Pacheco, especialista en educación y director académico de una facultad de economía en La Paz, dijo que el impacto sería duradero y severo.

“Esta generación sufrirá las consecuencias, no solo por cinco años, sino por los próximos 20 o 30 años, que involucrarán toda su educación, incluso en la universidad, y su vida profesional”, dijo.

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.