muy baja participación en el referéndum convocado por el presidente para juzgar a sus antecesores por corrupción

La justicia mexicana está en manos del pueblo. Votaron el domingo 1Y Agosto, como parte de un referéndum buscado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (“AMLO”) sobre la oportunidad de investigar y procesar a sus predecesores por presunta corrupción.

El referéndum tuvo una baja participación. Eso es entre el 7,07 por ciento y el 7,74 por ciento de los 93,6 millones de votantes estimados, lejos del 40 por ciento necesario para que las elecciones tengan efecto legal, dijo el Instituto Nacional Electoral (INE). El “sí” obtuvo entre el 89,36% y el 96,28%, y el “no” entre el 1,38% y el 1,58%, según la estimación presentada por el presidente del INE, Lorenzo Córdoba. Los resultados finales se conocerán el lunes y “Enviado a la Corte Suprema para sus efectos legales”, dijo el Sr. Córdova.

El presidente de izquierda, un autoproclamado campeón anticorrupción, dice que esta consulta pública fortalecerá la democracia participativa en México.

La pregunta dice lo siguiente: “¿Está de acuerdo o en desacuerdo con que se tomen las acciones pertinentes, de acuerdo con el marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los últimos años por los actores políticos, encaminadas a garantizar la justicia y los derechos? ¿Víctimas potenciales?”

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores México bajo el creciente dominio de la mafiocracia

Un referéndum que no es unánime

Los detractores del presidente mexicano lo ven solo como un simple golpe político. En México, los ex presidentes pueden ser juzgados como cualquier otro ciudadano, y los críticos dicen que un referéndum es innecesario.

“Esperar los resultados de una consulta es convertir la justicia en un circo político”dice José Miguel Vivanco, director regional de la ONG Human Rights Watch, con sede en Nueva York.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores En México se aprieta la soga en torno al expresidente Enrique Peña Nieto, sospechoso de corrupción

Aunque el voto es una idea del jefe de Estado, el primer presidente de izquierda del país ha descartado votar él mismo porque no quiere el “Conservadurismo corrupto e hipócrita” lo acusa de venganza.

Omar García, sobreviviente de la desaparición y presunto asesinato de 43 estudiantes en 2014, presuntamente a manos de policías corruptos y narcotraficantes, sin embargo, cree que escuchar a la gente es válido aunque no vinculante. “Este referéndum fomenta el fin de la impunidad”, Él dijo.

La pregunta propuesta para el referéndum apunta a cinco de los antecesores de Andrés Manuel López Obrador, todos derechistas: Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, cuyos mandatos abarcaron desde 1988 hasta 2018. Se esperan resultados en los dos tres. días después del cierre de las urnas.

El mundo con AFP

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.