Mexicanos evitan el referéndum para juzgar a expresidentes

Los mexicanos dijeron “sí”. Pero solo el 7% de los 93 millones de votantes acudieron a las urnas el domingo 1Y Agosto, en referéndum sobre posibles procesos judiciales contra los expresidentes de México. Una participación decepcionante en este ejercicio inédito de democracia participativa, liderado por el popular presidente reformista de centroizquierda, Andrés Manuel López Obrador (“AMLO”), quien se ha embarcado en una cruzada contra la corrupción. Una falta de respeto hacia él, cuya iniciativa, precisamente por su ambigüedad, ha suscitado polémica en nombre del equilibrio de poder, dejando dudas sobre su alcance, mucho más político que judicial.

Solo 6,5 millones de votantes acudieron a las urnas el domingo, según resultados preliminares del Instituto Nacional Electoral (INE) de un país considerado una de las grandes potencias más corruptas del mundo. Sin embargo, esta fue la primera vez que el INE celebró un referéndum nacional. Entre el 89% y el 96% de los votantes aprobaron la iniciativa en las urnas, según el instituto. Sin embargo, su participación estuvo muy por debajo del mínimo de 37,5 millones de votantes (40%) necesarios para que el resultado de esta consulta sea vinculante para las autoridades.

Los votantes esperan votar en un referéndum no vinculante en San Miguel Topilejo, México, el 31 de julio de 2021. Deben decidir si los expresidentes mexicanos deben ser juzgados por cualquier acto ilegal cometido durante su mandato.

Hay que decir que la pregunta que se les hizo a los mexicanos fue bastante tortuosa: “¿Está de acuerdo o en desacuerdo con que se tomen las acciones pertinentes, de acuerdo con el marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en el pasado por los actores políticos, encaminadas a garantizar la justicia y los derechos? ¿Las posibles víctimas? La formulación inicial, propuesta en septiembre de 2020 por “AMLO”, mencionaba explícitamente los nombres de sus cinco antecesores: Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-2006), Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018). La cuestión de “AMLO” se refirió claramente a posibles acciones legales contra su presunta infracción, mientras que México ocupa el puesto 124Y se ubica entre 180 en el ranking de estados corruptos de Transparencia Internacional.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores En México se aprieta la soga en torno al expresidente Enrique Peña Nieto, sospechoso de corrupción

“Un circo político”

Pero la Corte Suprema reformuló la cuestión invocando el respeto a la separación de poderes y la presunción de inocencia. Sin embargo, los magistrados de alto rango validaron la conducción del referéndum, que ocupa un lugar destacado en la agenda de reformas del presidente. “AMLO” critica particularmente el fraude electoral orquestado, según él, por Salinas de Gortari y Fox, así como el financiamiento ilícito de las elecciones de su predecesor, Peña Nieto. El presidente acusa a Zedillo de acelerar privatizaciones abusivas. En cuanto al señor Calderón, “AMLO” señaló “Su complicidad, activa o pasiva”, con el crimen organizado, mientras que su exministro de Seguridad Pública, Genaro García Luna, está siendo procesado en Estados Unidos por narcotráfico. Queja “I LOVE” “El sistema corrupto y antidemocrático” establecido por el Partido Revolucionario Institucional (PRI, centro), en el poder de 1929 a 2000 y luego de 2012 a 2018, perpetuado por la alternancia del Partido Acción Nacional (PAN, derecha) de 2000 a 2012.

Tienes el 46,68% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.