Los discursos de Lula sobre la corrupción están marcados por el tiempo político – 03/09/2022 – Poder

Los discursos y justificaciones del ex presidente Lula (PT) sobre los dos principales escándalos de los gobiernos del PT, la mensualidad y el petrolão, se han ajustado a lo largo de los años y han tenido diferentes matices según el momento político vivido.

Hubo una oscilación por parte del PT entre una negación más explícita de que hubiera habido desviaciones en sus gobiernos a un tono moderado de admitir los problemas, nuevamente con la salvedad de que desconocía el mal que estaba ocurriendo.

En el caso de la mensualidad, en agosto de 2005 también hubo una disculpa pública en plena crisis.

El día 25, en una entrevista con el Jornal Nacional marcada por guiños al electorado central, el expresidente fue cuestionado sobre los dos temas. Respecto a lo más reciente, dijo que no se puede negar que hubo corrupción si las personas involucradas en el plan habían confesado.

Respecto al caso de la década de 2000, se desvió y contrastó al comparar los montos involucrados con las enmiendas de la relatoría de presupuesto pagadas por el gobierno de Jair Bolsonaro (PL).

Estos son nuevos enfoques de dos paneles que han golpeado a los candidatos del PT para varias elecciones presidenciales.

La asignación mensual era un esquema de financiamiento político ilegal destinado a sobornar a los parlamentarios y asegurar el apoyo al PT en el primer mandato del entonces presidente (2003-2006). Así lo reveló en 2005 el entonces diputado federal Roberto Jefferson (PTB-RJ) en una entrevista con Sábana.

En ese momento, Lula insinuó por primera vez en una entrevista en París que el fondo negro electoral estaba muy extendido entre los partidos del país. “Lo que hizo el PT, desde el punto de vista electoral, es lo que se hace sistemáticamente en Brasil”.

Semanas después, bajo presión, emitió un comunicado con los ministros diciendo que estaba indignado por las “revelaciones que conmocionan al país”. El comunicado se dio a conocer luego de que su entonces comercializador, Duda Mendonça, declarara en el CPI que había recibido un pago del PT a través de un fondo negro en el exterior.

“Me siento traicionado. Traicionado por prácticas inaceptables de las que nunca me di cuenta”, dijo Lula en ese momento.

Con su reelección amenazada por el caso, adoptó un discurso en el que el PT se equivocó, pero sin nombrar a un culpable específico.

El tono ha cambiado con los años. En 2010, nuevamente como presidente, calificó la crisis política como un “intento de golpe de Estado”.

El Tribunal Supremo concluyó el juicio sobre la mensualidad en 2013, condenando a 25 personas, entre ellas el exministro José Dirceu, coordinador de la exitosa campaña de 2002. Valdemar Costa Neto (PL).

Después de dejar el cargo, con las creencias de los partidarios confirmadas en el STF, Lula continuó diciendo que fue juzgado en las urnas, con Dilma Rousseff ganando en las elecciones de 2010.

En 2018, en una entrevista publicada en el libro “A Verdade Vencerá”, fue más allá: “En realidad, nunca creí la historia de la mensualidad. Ese fue el gran descubrimiento del siglo XXI: cómo se podían usar los medios de comunicación”. criminalizar a la gente ante la justicia. Los medios tomaron la decisión, en vez de esperar a que la justicia criminalice, de convertir en bandoleros a algunos dirigentes del PT”.

En el caso de los hallazgos de Lava Jato, Lula y sus seguidores tomaron aliento para impugnar la operación en 2021, cuando el Tribunal Federal (STF) revocó las sentencias y declaró que el exjuez Sergio Moro actuó parcialmente contra el expresidente.

Además de las denuncias en su contra de que contratistas renovaron una finca y un triplex, la tesis de las autoridades de la Operación Lava Jato, repetida hasta la fecha en documentos judiciales, incluida la Corte Suprema, es que en Petrobras había un cartel de empresas constructoras. donde hubo el pago de sobornos, parte de los cuales fueron para las entidades con las que estaban relacionados los entonces administradores de la empresa estatal – PT, PP y MDB.

A fines de 2021, la empresa dijo que el total recuperado como resultado de los acuerdos de colaboración, clemencia y repatriación de Lava Jato fue de R$ 6.170 millones.

En el testimonio prestado en el operativo, Lula afirmó que el Presidente de la República no tenía contacto directo con ejecutivos de segundo nivel. Respecto a los nombramientos de directores, dijo que los nombres se definían en acuerdos políticos que involucraban bancadas parlamentarias, ministros y análisis de órganos internos.

Dijo que si hubiera sabido del pago de un soborno, Petrobras y los agentes del PT habrían sido arrestados mucho antes. Señaló que ni la policía, ni la fiscalía, ni la prensa habían revelado previamente sospechas de irregularidades en la empresa y que no tenían forma de saber.

“Ningún presidente de la República interfiere en trabajos específicos de Petrobras”, dijo, en testimonio en 2018, cuando estaba en prisión.

Lula estuvo encarcelado durante 580 días, entre 2018 y 2019, tras una sentencia dictada por el exjuez Moro en el caso triplex. Quedó en libertad cuando la Cámara de Casación comenzó a prohibir la detención de imputados imputados sentenciados en segunda instancia y pudo esperar en libertad el análisis de los recursos.

En marzo de 2021, sus sentencias fueron anuladas. Antes de eso, la divulgación de los diálogos entre las autoridades de la operación en la aplicación Telegram, en el sitio web de The Intercept Brasil y otros medios, como Sábana, intensificó el discurso de Lula y PT contra Lava Jato. Las conversaciones evidenciaron, entre los puntos, la colaboración entre el entonces juez Moro y los fiscales encargados de las acusaciones.

Lula y sus abogados a menudo han comenzado a cuestionar la relación entre los investigadores de Lava Jato y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

“Cada día hay más evidencias de injerencia estadounidense de intereses en el petróleo brasileño”, decía un video difundido en 2020 por el expresidente en las redes sociales.

Durante un viaje a México este año y en otras situaciones, Lula dijo que el descubrimiento del presal en su gobierno estuvo detrás de la destitución de Dilma en 2016 y la destitución de su candidatura presidencial en 2018.

En 2021, el PT publicó un libro llamado “Memorial da Verdade”, sobre Lava Jato, que consiste en una especie de manual de campaña para la militancia.

El artículo afirmaba que no había corrupción sistémica en Petrobras, ni precios excesivos en los contratos, contrariamente a lo que afirman el TCU (Tribunal de Cuentas de la UE) y la propia empresa estatal.

En conferencia de prensa en Brasilia, la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, dijo que “no ha habido desviación de Petrobras”.

Sobre exejecutivos que habían bloqueado cuentas en el extranjero para recibir sobornos, dijo: “Cualquiera que haya cometido un delito y haya sido imputado debe rendir cuentas”.

“Es muy divertido decir que en nuestro tiempo Petrobras era una guarida de corrupción. Pero, en nuestro tiempo, la gasolina era barata”, dijo en ese momento el diputado federal.

Era también un tono diferente al adoptado por el entonces candidato presidencial del PT en 2018, Fernando Haddad, que había asumido la candidatura con la cancelación del registro de Lula en la Justicia Electoral.

Con el PT bajo presión en las encuestas electorales, Haddad incluso ensayó un discurso reconociendo los problemas.

Dijo que Petrobras no tenía el control y que Moro había hecho “un buen trabajo”, aunque se equivocó al condenar a Lula.

Los aliados de Lula dicen que hoy, después de las victorias en la justicia, ella se siente más cómoda hablando del caso.

En el transcurso del proceso, el PT se retiró bajo la tutela de sus abogados. Cualquier reconocimiento de desviaciones por parte de Petrobras, argumentan, podría malinterpretarse como una confesión, lo que iría en contra de la estrategia de defensa.

En cuanto a la entrevista con el Jornal Nacional, afirman que el hecho de que el presentador William Bonner dijera que Lula no le debe nada a la justicia ha favorecido el diálogo.

Los colaboradores del expresidente intentan restar importancia, sin embargo, a la idea de que Lula cambió su discurso por conveniencia electoral, argumentando que el reconocimiento de las desviaciones por parte de los directivos de Petrobras ya estaba contenido en el libro “Memorial da Verdade”.

La guía de campaña de Lula no pretende introducir la corrupción en el programa electoral. Como una especie de vacuna, el tema será abordado en insertos difundidos a lo largo de la programación de radio y televisión. “La verdad salió a la luz: Lula ha ganado todas las causas y ha sido reconocido en todo el mundo, incluso por Naciones Unidas”, dice el artículo.

El PT ha decidido difundir, también en los insertos, imágenes de reportajes sobre la evolución patrimonial de la familia Bolsonaro, en particular la de UOL sobre la compra de inmuebles en efectivo.

colaboró Catia Seabra, de San Paolo

Nacho Manjarrez

"Analista. Gamer. Explorador amistoso. Amante de la televisión incurable. Aficionado a Twitter. Erudito de las redes sociales. Geek aficionado a la web. Orgulloso gurú de los zombis".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.