La maquinaria reaccionaria

Hace unos días recibí un video en el que un hombre con un bigote falso, un sombreroa poncho y unos maracas, haciéndose pasar por mexicanos, preguntaron a los jóvenes de la UCLA (Universidad de Los Ángeles) si su apariencia era ofensiva. Respuestas: Si no es mexicano, sí, es ofensivo; sí, porque reafirma estereotipos ofensivos; sí, es ofensivo, porque no es su cultura; Simplemente no entiendes lo que significa usar estas cosas, el sombrero, las maracas, porque tienes que entender de dónde vienen estas cosas, cuáles son sus orígenes, entonces no es apropiación cultural. Escena siguiente: el mismo hombre sale a caminar por la calle Olvera y les hace la misma pregunta a los mexicanos y a las personas de ascendencia mexicana. Respuesta: no, no, no, eres hermosa; tu poncho es muy bonito.

No tengo idea si este breve video cumple con los buenos criterios de veracidad e imparcialidad. Es cierto que no es un documental, es solo un video compartido en las redes sociales. Y sé que, por corolario de la historia contada, los lectores de izquierda despertó dirán que es propaganda, racismo y gritar otra cantidad de tonterías. Tengo algo que decir en defensa de mi argumento y algunos consejos que dar a estas personas: lo que tengo que decir en defensa de mi argumento es que, aunque no sea cierto, es bastante plausible y se confirma todos los días en cada esquina. del mundo libre. ; el consejo es salir de la tienda e ir a ver los “documentales”, “reales” y “exentos” de Michael Moore.

Habló con UCLA y Olvera Street. UCLA es una universidad de más de 140 años y, según la información registrada en Wikipedia, cuenta entre profesores y alumno, con 13 premios Nobel. Vía Olvera es un poco como la Ciudad de México. Antigua plaza central de la ciudad, en su momento, en el siglo XIX. En el siglo XIX, Los Ángeles aún era mexicano, se convirtió en una atracción turística. ¿Problema? Se le acusa de ser una construcción de “apropiación cultural”, hoy pecado grave con accefalia universitaria.

¿Por qué acefalia? porque según estos despertó, cualquier uso “no autorizado” de aspectos culturales no heredados, no experimentados personalmente o por antepasados, es fóbico, ofensivo, quisquilloso y motivo de cancelación. Dolor de cabeza, porque esta gente no usa su cerebro. Corrección: por qué esta gente no piensa. Descartes definió el cogito: cogito ergo sum (Pienso, luego existo). Pero Bierce, ese visionario, lo repasó adecuadamente: cogito cogito ergo cogito suma (Pienso que pienso, luego pienso que existo). Me pregunto: ¿alguien, en esta distopía alucinada, no siendo un hombre, un hombre blanco, un occidental, puede usar estas citas de Descartes o Bierce? Aplicando el mismo principio, no puede.

La pagoda no tiene límites (no tiene nada que ver con los chinos, pueden seguir). La gastronomía alentejana tiene mucha inventiva para paliar la escasez – ¿alguien sin antecedentes familiares de carencias puede saborearla? La capoeira fue creada por esclavos en Brasil: ¿puede practicarla cualquiera sin antepasados ​​cautivos? Los indios en Canadá fueron víctimas de la colonización: ¿puede el Papa, durante su visita, llevar plumas en la cabeza? Algunas tribus usaban marcas en la piel para contar historias de vida y definir estatutos. ¿Podemos usar tatuajes tribales? Como decía, la pagoda no tiene límites: podría quedarme aquí el resto del día con ejemplos para todos los gustos. Y quisquilloso.

Ya sabíamos que solo las “voces negras” podían representar voces negras. Recientemente, también hemos aprendido que usar trenzas no es una opción a menos que tengamos una experiencia de opresión racial. Y nada de esto sin mil excusas.

Nadie que haya vivido y crecido bajo el legado de la civilización más avanzada de la historia de la humanidad -sí, hablo de Occidente, fundado sobre el triángulo de Atenas, Roma y Jerusalén- comprende esta locura. La misma civilización que colocó a la persona en el centro de la vida política, la misma civilización que le dio la libertad y, sobre todo, la misma civilización que afirmó que hombres y mujeres son iguales ante la ley. La misma civilización que sancionó la Carta de los Derechos Humanos. Nada de esto ayuda ya: hoy la búsqueda de la culpa no tiene remisión. Y si no hay faltas a la vista, se acusa a los tatarabuelos.

La reacción a esto, superando la redundancia, será, por supuesto, la reacción. Lo he dicho en otra parte, lo repito aquí, lo digo ahora como máxima para el hombre común: “Soy un reaccionario, mi reacción es contra todo lo que no es bueno”. La frase es de Nelson Rodrigues y es tan actual como la de Bierce. ¿Por qué Bierce otra vez? Porque este virus letal nace donde la existencia debe partir del pensamiento. Del pensamiento incremental. Sin embargo, para este lugar del que antes había salido el Premio Nobel, ahora, sólo una ilusión de existencia surge de una ridícula ilusión de pensamiento. ¿El lugar? La Universidad, esa máquina de actuantes reaccionarios. Con cada reproche que reciban quienes luchan sólo por una vida mejor para ellos y los suyos, la sombra de lo reaccionario se espesará en sus almas, y la reacción aparecerá cada vez más frecuente, cada vez más violenta.

Esta gente ha sido capaz de transformar el principio del daño al prójimo de Mill en el precipicio del onseniro de Gil: de querer y esperar tanto, se acabará echando a perder.

Nacho Manjarrez

"Analista. Gamer. Explorador amistoso. Amante de la televisión incurable. Aficionado a Twitter. Erudito de las redes sociales. Geek aficionado a la web. Orgulloso gurú de los zombis".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.