La historia de éxito del ‘gallo’: reintrodujo el pez mexicano extinto en estado salvaje

“Cuando inicié el programa de educación ambiental pensé que iba a caer en saco roto… y fue al principio”, dijo Domínguez.

Pero al final ganaron los ecologistas, gracias a mucha paciencia y años de títeres, juegos y explicaciones sobre la importancia de tequila zoogonético para el medio ambiente y la salud: los peces ayudan a controlar los mosquitos que propagan el dengue.

A varios residentes se les ha ocurrido un apodo para el pececillo, “Zoogy”. Hicieron divertidas caricaturas de él y fundaron los “Guardianes del Río”, un grupo formado principalmente por niños que recogen la tierra, limpian el río y eliminan las plantas invasoras.

Domínguez dijo que es difícil decir si la calidad del agua en el río ha mejorado ya que no hay datos previos para comparar, pero todo el ecosistema ha mejorado. El río está más limpio, hay menos especies no nativas y el ganado ya no puede beber del río en algunas áreas.

Los peces se reprodujeron rápidamente en sus jaulas flotantes y fueron marcados para su seguimiento y liberados a finales de 2017. Seis meses después, la población había aumentado en un 55 por ciento y el mes pasado los gallitos se extendieron a otra parte del río.

Tercero Antunez

"Jugador. Organizador. Devoto ninja de la cerveza. Experto certificado en las redes sociales. Introvertido. Explorador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.