La Corte Suprema autoriza a Biden a poner fin al programa de inmigración de Trump

Con una estrecha mayoría de cinco a cuatro, los jueces dictaminaron que poner fin a la deportación de migrantes no viola la ley de inmigración.

La decisión de la corte es una gran noticia para la política de inmigración de Biden y una pausa después de los últimos fallos de la Corte Suprema sobre el aborto, la posesión de armas y la lucha contra el cambio climático.

El gobierno de EE. UU. solicitó a la corte que revise una decisión aprobada en diciembre por un tribunal de apelaciones para respaldar los Protocolos de Protección de Migrantes (conocidos como “Quédate en México” o MPP) introducidos por su antecesor, el republicano Donald Trump, en 2019.

La decisión de este jueves recuerda que la legislación migratoria prevé que “en caso de que un extranjero” llegue desde un territorio vecino a Estados Unidos, “podría ser repatriado” hasta que se resuelva su trámite migratorio.

Esto “confiere claramente autoridad discrecional”, dice el texto, insistiendo en que el tribunal “observó repetidamente” que “la palabra ‘puede’ claramente connota discreción”.

Al llegar a la Casa Blanca, Biden suspendió su plan migratorio “Quédate en México”, pero un juez de un tribunal estatal de Texas (Sur) ordenó su reinstauración “de buena fe”.

El 6 de diciembre, Estados Unidos reactivó parcialmente el programa, luego de consultar a México, para cumplir con esa orden, continuando con una apelación interpuesta ante la corte de apelaciones, que la corte de distrito confirmó.

– Documento de inmigrante –

La Casa Blanca llama al programa “ineficaz e inhumano”. Sus detractores, incluidas las asociaciones de defensa de los migrantes, creen que “Quédate en México” expone a los solicitantes de asilo a situaciones fronterizas peligrosas y condiciones precarias.

El flujo de migrantes a través de México, principalmente centroamericanos, aumentó bajo la presidencia de Biden debido a sus promesas de una política migratoria “justa y humana”.

Según la Autoridad de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en mayo se estableció un nuevo récord en la cantidad de migrantes irregulares descubiertos en la frontera sur de Estados Unidos (239.416), es decir, cuando llegan y se entregan a una autoridad o cuando intentan cruzar y se lo impiden.

Según el Consejo Estadounidense de Inmigración, desde la implementación de la política en enero de 2019 hasta su suspensión bajo Biden, casi 70,000 personas fueron enviadas de regreso a México.

Durante el mandato de Biden, más de 200,000 personas que intentaron ingresar al país fueron rechazadas cada mes, invocando el MPP o una regla de salud pública impuesta por la pandemia que bloquea a las personas en la frontera.

El cruce de fronteras por parte de migrantes irregulares es peligroso, tanto por las condiciones inhóspitas de la región como por la presencia de traficantes de personas. Esta semana, al menos 53 personas murieron en un camión sin ventilación en San Antonio, Texas.

Los republicanos criticaron la decisión de la Corte Suprema. “Esto solo alentará las políticas de fronteras abiertas de la administración Biden” que deben “restaurar e implementar completamente” el programa “para garantizar la seguridad fronteriza”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) elogió la decisión del tribunal. “Tiene razón al rechazar el argumento ilegítimo de que esta política cruel es impuesta por la ley”, dijo Judy Rabinovitz del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU.

Tercero Antunez

"Jugador. Organizador. Devoto ninja de la cerveza. Experto certificado en las redes sociales. Introvertido. Explorador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.