La ausencia de autoridad expone a Bolsonaro aislado

El desfile militar alusivo al bicentenario de la Independencia en la Esplanada dos Ministérios, en Brasilia, destacó el aislamiento político del presidente Jair Bolsonaro. Del acto cívico no participaron los jefes de los otros dos poderes del Estado: el senador Rodrigo Pacheco, presidente del Congreso, y Luiz Fux, del Superior Tribunal Federal (STF).

Durante parte del evento, Bolsonaro se puso del lado del presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa. Un poco más lejos, pero en la misma plataforma, estaban otros dos jefes de Estado: José Maria Neves, de Cabo Verde, y Umaro Sissoco Embal, de Guinea-Bissau. Los gobiernos de Angola y Mozambique, que siempre han mantenido una estrecha relación con Brasil, enviaron sólo representantes oficiales.

El año pasado, cuando México celebró su bicentenario de independencia, a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia, más de 50 delegaciones extranjeras se pusieron del lado del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

Incluso los alcaldes de la Cámara, Arthur Lira (Progressistas-AL), y del Tribunal Superior Electoral (TSE), Alexandre de Moraes -objetivo de las protestas de los simpatizantes de Bolsonaro- no participaron del desfile de este miércoles 7. Los ausentes prefirió utilizar las redes sociales para difundir el mensaje del 7 de septiembre.

El aliado de Bolsonaro, Lira, justificó haber estado ayer en un acto electoral en Alagoas. “Hace 200 años comenzaba a nacer el Brasil de hoy, con un futuro de desafíos, decisiones difíciles pero necesarias y grandes metas por alcanzar”, escribió. “El Brasil independiente es siempre el que mira hacia adelante”.

Blanco de críticas en pancartas y carteles colocados por manifestantes en las calles de las principales capitales, ayer Moraes prefirió emitir un comunicado formal también en Twitter. “El bicentenario de nuestra independencia merece ser celebrado con gran orgullo y honor por todos los brasileños, porque hace 200 años iniciamos la construcción de un Brasil libre y la marcha histórica para la realización de nuestro Estado democrático de derecho”, escribió.

Inquietud

Las ausencias más notables, sin embargo, fueron las de los jefes de las otras dos Potencias. Fux pasó las vacaciones en Brasilia, pero prefirió no ir al desfile. Pacheco, quien la semana pasada consideró asistir, se retiró el día anterior y usó las redes sociales para expresarse. “Las conmemoraciones de este 7 de septiembre, que marca los 200 años de la independencia de Brasil, deben ser pacíficas, respetuosas y celebrar el amor a la patria, la democracia y el Estado de derecho”.

Entre las pocas autoridades extranjeras que homenajearon a Bolsonaro, el presidente portugués se sintió incómodo en el desfile, cuando el empresario Luciano Hang, con su infaltable indumentaria verde y amarilla, abandonó el fondo del podio y se colocó en la primera fila, reservada para los jefes de Estado. estado. . Rebelo de Sousa, que tenía una expresión amistosa, frunció el ceño molesto.

Alejandra Camero

"Fanático de Internet. Orgulloso experto en redes sociales. Experto en viajes. Aficionado a la cerveza. Académico de la televisión. Introvertido incurable".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.