Exposición: “México, historias de minerales”

Hace 700 años, la capital de Atzec, México-Tenochtitlan, fue fundada en una isla en el lago de Texcoco. Luego, en 1521, los conquistadores españoles liderados por Herman Cortés saquearon la ciudad y fundaron la Ciudad de México, la capital de México, cuya independencia fue declarada hace 200 años. Todas estas fechas de aniversario inspiraron una exhibición original visible en la colección de minerales de la Universidad de la Sorbona en el campus de Jussieu: la historia mexicana vista a través del prisma de la mineralogía.

Estatuilla articulada de 400-600 d.C. © MRAH, Bruselas

Los minerales ocupan un lugar central en la historia de México, desde los olmecas de hace 3.500 años. Mesoamérica está, de hecho, formada por una agregación de microcontinentes mezclados por movimientos tectónicos, lo que le ofrece una gran diversidad geológica, que ha marcado e inspirado a las civilizaciones que se han sucedido. Los dioses prehispánicos y especialmente aztecas estaban asociados con los minerales. Los sacrificios regulares destinados a complacer a los dioses y mantener el equilibrio del cosmos se realizaban con cuchillos de obsidiana, mientras que las joyas y los adornos se tallaban preferiblemente en rocas verdes, incluido el jade.

© Colección de minerales de la Universidad de la Sorbona, Alain JEANNE-MICHAUD

La cumengeita es un hermoso cristal azul ultramar en forma de estrella.

Durante mucho tiempo, México fue el principal productor mundial de plata. Desde 7Y En el siglo XX, los aztecas descubrieron la metalurgia, un saber hacer importado de América del Sur, que utilizaron en particular para la producción de joyas. Pero fueron sobre todo los conquistadores quienes desarrollaron la explotación de las minas de plata, luego de oro, cobre y estaño. Pero el primer mineral explotado por los españoles fue el azufre, utilizado para la pólvora. Fue en estas minas donde comenzó la revolución mexicana liderada por Pancho Villa en la década de 1910.

México también ha ofrecido a la ciencia algunas pepitas como la cumengeita, un hermoso cristal azul ultramar en forma de estrella, que lleva el nombre del ingeniero de minas francés Edouard Cumenge, quien lo descubrió en una mina de cobre de Boléo, en Santa Rosalía. Hasta este descubrimiento, la forma de estrella de cristal se consideraba imposible. En realidad, esta forma de estrella requiere la asociación de dos minerales: las pirámides de cumengeita han crecido en las caras de un cubo de pseudoboleita. Este descubrimiento permitió entonces el desarrollo de la epitaxia, una técnica de crecimiento orientado de dos cristales entre sí, una técnica que hoy permite la producción de chips electrónicos.

Cumengheite. © Didier Descouens.

La exposición finaliza con un viaje al pasado, a través del meteorito Allende y los lagos volcánicos. El primero es el meteorito de condrita carbonosa más grande conocido hasta la fecha, con un peso de dos toneladas cuando cayó en 1969 cerca de la aldea de Pueblito d’Allende en el estado de Chihuahua. Al caer unos meses antes de los primeros pasos en la luna, se convirtió en “el meteorito más estudiado de la historia” y nos dio mucha información sobre la formación del Sistema Solar. Lo que le valió la etiqueta de “Rosetta Stone” de la planetología. Estos últimos han visto el desarrollo de microbios subfósiles, rocas formadas por actividad microbiana, algunas de las cuales se remontan a hace 3.500 millones de años, al comienzo de la historia de la vida.

Sili-amatista de México © Colección de minerales de la Universidad de la Sorbona, Alain JEANNE-MICHAUD

Esta exposición, que finalizará el 4 de diciembre, es sobre todo una oportunidad para descubrir la extraordinaria riqueza de la colección permanente de minerales que se exhibe en la galería mineralógica de la Universidad Pierre-et-Marie-Curie (Sorbonne / Universidad Jussieu). En dos siglos, tantas pasiones y, a veces, increíbles misiones, han reunido más de 1,500 muestras de minerales excepcionales, muchos de los cuales provienen de México, ¡todos los cuales son obras de arte de la naturaleza! También es donde se exhiben los diez cristales de cumengeita más grandes del mundo.

Por descubrir hasta el 4 de diciembre de 2021, en la colección de minerales de la Universidad de la Sorbona.

INFORMACIÓN ÚTIL

“México, historias de minerales”: colección de minerales de la Universidad de la Sorbona – Campus Pierre et Marie Curie

3, rue des Fossés Saint-Bernard – 75005 París

Abierto de martes a sábado de 11:00 a 18:00 horas.

Completo 6 €, reducido * 3 €

* Personas mayores, estudiantes, escolares, personas con movilidad reducida o solicitantes de empleo, previa presentación de justificante o presentación de una entrada a la Galería de Mineralogía y Geología del MNHN o al Museo de Mineralogía MINES ParisTech.

Reinaldo Tobar

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.