El documental celebra el arte del camaleón David Bowie

Comienza con una declaración del propio David Bowie. “Dios murió, y fue el hombre quien lo mató, para tomar su lugar. Pero si la creación de Dios es imperfecta, la creación del hombre lo es aún más. ¿Cómo llenar el vacío, y más, cuál es el sentido de la vida?”. Durante mucho tiempo, Bowie parece haber estado consumido por esta pregunta fundamental. Cruzas la película de Brett Morgen que se estrenará este jueves 15 en los cines. Se puede ver en Imax. Moonage Daydream quiere ser una experiencia audiovisual. Puede ser un poco largo, casi dos horas y media, pero definitivamente es una vista deslumbrante.

Morgen tiene una biografía de Kurt Cobain. Se siente atraído por el mundo de la música, el rock, y algunos destinos excepcionales. Si fuera posible aplicar la teoría de la cebolla a la película, la conclusión sería obvia. Moonage Daydream tiene niveles y niveles. Bowie comienza la película como un enigma, una esfinge. “Desciframe o te devoro”. Masculino/femenino, yin/yang. Al presentador que le pregunta sobre las mutaciones, ¿Bowie usa ropa y maquillaje extravagantes para sobresalir entre la multitud? El artista ofrece una respuesta más compleja. En el mundo de masas, la individualidad se afirma. Lo que importa es el individuo. Y los zapatos de cuña, ¿son de hombre o de mujer? “Son solo zapatos, tonto”, dice Bowie.

IDENTIDAD

Bowie fue pionero en la afirmación de la identidad. Puede que no haya inventado el tema LGBTQ+, pero ciertamente contribuyó a una declaración de identidad a nivel mundial. En un programa, la fan explica: “No tienes que ser un cigarro para usar maquillaje”. En entrevistas posteriores, Bowie nunca rehuye las preguntas que intentan desvelar su identidad. Uno de los momentos más reveladores, ¿el más? – es cuando habla de su hermanastro, Terry, visceral en su crianza. Abrió su mente entregándole el libro On the Road de Jack Kerouac. Terry ha estado desaparecido por temporadas. Un día volvió con el diagnóstico de esquizofrenia. Se ha convertido en tu pesadilla: ¿y si tu búsqueda te vuelve loco?

Moonage Daydream es una explosión de imágenes, sonidos, ideas. En el escenario, Bowie siempre está cambiando, reinventándose, para descubrir quién es. A sus 33 años dice que no está seguro de nada. A sus 35 años, cree haber logrado cierto equilibrio. A los 45 años hizo el gran descubrimiento. La vida es demasiado corta para desperdiciarla. No quiere perderse ni un solo día. Se lanza de gira en Inglaterra y en el Este. Sus críticos se quejan: los tiempos de la audacia han quedado atrás. Bowie ofrece lo que su público espera de él. Él se opone. Siempre hizo lo que quiso, sin preocuparse por satisfacer a los demás. Pero era contradictorio.

Al crecer en una familia sin amor, donde los padres no podían mostrar afecto, canta sobre el amor sin sentirlo. Negar las relaciones. La llegada de Iman a tu vida cambiará todo esto.

Ha realizado importantes y extraordinarias películas – The Man Who Fell to Earth, de Nicolas Roeg, The Hunger for Love, de Tony Scott, Furyo, In the Name of Honor, de Nagisa Oshima, etc. El cine es una parte importante de su vida y obra. Le ayudó a definir quién es él. Hay muchas citas de Luis Buñuel, Ingmar Bergman, Stanley Kubrick, Fred y Ginger. Una metáfora es muy interesante. Cada vez que Bowie intenta explicarse, la cámara gira hacia una pared. Sin salida, sin salida. Cuando sale, como animador, como hombre casado, el pasillo conduce a un ascensor. La puerta se cierra tras él. Bowie en una caja? Sin poder hablar de influencia, se puede decir que Brett Morgen y el propio Bowie vieron a Pink Floyd en The Wall, de 1982. La ópera rock de Alan Parker cuenta la historia de un músico en crisis, que viaja entre el pasado y el don.

Proyectado hacia el futuro, reflexiona sobre el desarrollo del fascismo. Bowie ofrece su análisis de la ley y lo que se necesita para intentar superarla, un tema actual que Brett Morgen aborda con vigor crítico.

Para Los New York Times, el director dijo que nunca imaginó Moonage Daydream como un documental tradicional, sino como una experiencia inmersiva. Después de ocho meses de escribir el guión, voló a Albuquerque, Nuevo México, donde Bowie filmó la fantasía científica de Nic Roeg. Tomó una copia de El héroe de las mil caras de Joseph Campbell. “Empecé a pensar en la Ilíada, y fue la brújula para comprender el viaje de David. No tan diferente, pero este hombre vivía creando tormentas para sí mismo”. Nada define mejor la película que hizo.

La información es del periódico. El Estado de São Paulo.

Toño Calles

"Amante de los zombis sin remordimientos. Experto independiente en las redes sociales. Organizador malvado. Escritor incurable. Adicto al café".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.