Dificultad con diferencia de goles abierta, pero Fluminense tiene problema en las otras temporadas – 21/05/2022

LA fluluminense Necesidad un milagro pasar a la segunda ronda del Sudamericano al vencer el próximo jueves a Oriente Petrolero con una derrota y esperando una combinación de resultados entre Junior Barranquilla y Unión. Pero Tricolore está en esta situación más complicada por la diferencia de goles muy por debajo. Y el problema viene de las otras temporadas y pasa a ser una preocupación al ser un tie-break.

En 2022, en la Sudamericana, el equipo anotó apenas cinco goles y encajó cuatro goles, con balance de 1. En el campeonato brasileño, el Fluminense también tiene dificultad para dar vuelta la red. En seis jornadas marcó seis goles, pero la defensa acabó pasando la misma cifra. De momento, tiene saldo cero, lo que puede complicar las cosas a lo largo de la temporada. Por la Copa do Brasil, en el primer partido contra Vila Nova, marcó tres, pero sufrió dos. En el regreso, el Tricolore fue eficiente y marcó dos veces, pero jugó a la costa, con pocas ocasiones.

En el Campeonato Brasileiro 2021, cuando finalizó en la séptima posición, el Fluminense también tuvo problemas al tener una diferencia de goles inflada. Incluso anotando 38 veces, vio el mismo número balancear la cuerda, cerrando la disputa con empate a cero. En 2020, el club de Laranjeiras fue mejor, con una diferencia de 13 goles y terminó quinto en la liga. En 2019, por su parte, encontró dificultades y cerró el año con un saldo negativo de 8. En años anteriores, el Fluminense fluctuó entre cero y negativo. El mejor balance llegó en 2012, cuando el club fue cuatro veces campeón de Brasil.

Incluso en 2011 la situación estaba abierta de par en par. La gripe tenía que vencer a Argentinos Juniors, marcar la diferencia y seguir esperando la derrota de Nacional de Uruguay ante América de México en la Libertadores. Como no le fue bien en la fase de grupos, no dependía solo de sí mismo para clasificarse. Era necesario vencer a Argentinos Jrs. y vitorear la derrota de Nacional de Uruguay ante América de México. En caso de empate en el choque de Montevideo, que está confirmado, el Flu debería ganar por dos goles. Esto es lo que pasó.

En la Libertadores 2013, el Fluminense anotó cinco goles y encajó cinco en la fase de grupos, pero fue eficiente, ya que logró avanzar a los octavos de final. Sin embargo, cayó en cuartos de final ante el Olimpia. Después de ocho años, cuando la Tricolor volvió a las competencias, no tenía un balance completo, solo tres. Obtuvo el ranking pero se interpuso cuando fue derrotado por el Barcelona de Guayaquil.

El Fluminense necesita abrir los ojos a esta situación cuanto antes para no pasar por la situación de la Copa Sudamericana. La frase de Dada Maravilha de “no hay mal gol. Malo es no hacer goles” se vuelve fundamental para el club de Laranjeiras. No es importante de ninguna manera. Pero también hay que tener cuidado en defensa para no encajar goles estúpidos.

Eulália Escoto

"General ninja de la cerveza. Erudito de Internet. Adicto a la web amigable con los hipster. Lector orgulloso. Se cae mucho".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.