Deu Brasil: En el Mundial de 1958 Pelé inicia su eterno reinado en el fútbol

A sus 17 años, Pelé ya hizo brillar los ojos de los amantes del deporte y Brasil demostró que intentaría conquistar el mundo unas cuantas veces más. / Reproducción / Editor en línea

El Mundial de 1958, disputado en Suecia, fue el primero que ganó Brasil, y fue la primera Copa Rey Pelé, donde ya ha demostrado toda su magia al decidir la final ante los anfitriones y liderar la primera de cinco copas a nuestra nación. Aquí hay algunos detalles sobre la Copa del Mundo de 1958:

16 equipos nacionales clasificados para participar en esta edición del campeonato, 12 de los cuales eran europeos (Suecia, Alemania Occidental, Austria, Francia, Checoslovaquia, Hungría, Unión Soviética, Yugoslavia, Inglaterra, Irlanda del Norte, Escocia y Gales) y 4 estadounidenses. (Brasil, Argentina, Paraguay y México). El formato contó con cuatro grupos de cuatro equipos, en los que todos se enfrentaron al menos una vez.

Selecciones favoritas:

Campeón en 1954, Alemania llegaba como una incógnita, había perdido siete de sus últimos 10 amistosos disputados antes del torneo y había dudas sobre qué tipo de fútbol podía ofrecer el actual campeón.

Hungría, entonces segunda, pero considerada por muchos como la mejor selección del último Mundial, tenía problemas en su territorio, donde los tanques soviéticos dominaban el territorio de Budapest. Gracias a ello, su mayor estrella y uno de los más grandes jugadores de la historia, Ferenc Puskas, y algunas otras leyendas del país se exiliaron en España y no participaron en la competición, dejando así muy debilitada a la selección húngara.

La Unión Soviética era una gran favorita y llegó como campeona olímpica de 1956 en el torneo de fútbol de Melbourne. El equipo tenía toda la base que había ganado ese torneo. Yashin, el portero soviético en la Copa del Mundo, fue el primero en la historia en usar guantes en la Copa del Mundo, ahora equipo obligatorio para todos en la posición.

Inglaterra, a cuatro meses del inicio del torneo, sufrió un fatal accidente que dejó 23 muertos, entre ellos ocho jugadores del Manchester United, dos de los cuales (Tommy Taylor y Duncan Edwards) son titulares absolutos de la selección inglesa. Los sobrevivientes incluyeron a Bobby Charlton, reserva de Inglaterra en 1958 y campeón de la Copa del Mundo de 1966. Inglaterra terminó eliminada en la fase de grupos con tres empates y una derrota. Uno de los empates fue con la selección brasileña, 0x0, el primer partido sin goles en la historia de la Copa del Mundo.

El dueño de casa, Suecia, era un gran favorito y tenía atletas experimentados que jugaron en la Serie A italiana, como Nils Liedholm, Agne Simonsson, Gunnar Gren y Kurt Hamrin.

el artillero

El francés Just Fontaine sigue siendo el máximo goleador con más goles en una sola Copa en la actualidad, con 13 goles marcados en 1958.

Destacados brasileños

Pelé, con 17 años, fue el jugador más joven en ganar una Copa. Lesionado poco antes de la Copa y con un dolor en la rodilla, pidió en varias ocasiones que lo enviaran a Brasil. Tras una conversación con el masajista Mário Américo, Pelé empezó a ganar confianza.

Edson Arantes do Nascimento, nuestro legendario Pelé se convirtió en el jugador más joven en marcar un gol en la Copa del Mundo cuando anotó en el partido contra Gales. Tenía 17 años y 239 días. Pelé es también el jugador más joven en ser campeón mundial.

Era la primera vez en la historia que un campeón levantaba la copa, por encima de su cabeza, y es Bellini quien inmortalizó esta hazaña, hoy repetida casi cada vez que un equipo es campeón de alguna competición. Para la ocasión, el capitán recibió la Copa Jules Rimet de manos del Rey de Suecia Gustavo VI Adolfo. Una multitud de fotógrafos llamó a Bellini para fotografiarlo bien con la copa. Solidaridad, levantó su taza. La foto dio la vuelta al mundo e inmortalizó un gesto repetido por los campeones de fútbol.

Según Pelé, el equipo 58 fue más fuerte que el equipo de 1970: “Individualmente, creo que el equipo del 58 tenía muchos más jugadores que el equipo del 70. Si nos miran, Didi, Nilton Santos, Garrincha, Pelé, Bellini, excelente en el balón alto, Zito en el medio. Si comparas el número de jugadores, 58 tenían el mejor equipo.

preparación brasileña

Después de chocar contra la viga en las ediciones de 1938 (3er lugar) y 1950 (segundo lugar), además del fracaso en la Copa del Mundo de 1954, la selección brasileña desarrolló un esquema para el campeonato mundial en Suecia que priorizaba la organización, en comparación con el completo. desorden de años anteriores. El empresario paulista Paulo Machado de Carvalho (futuro homenajeado con el nombre elegido para el estadio de Pacaembu) encabezó la delegación que viajó a Suecia.

El esquema táctico del técnico brasileño Vicente Feola hizo que Zagallo atacara y se retirara para marcar en el centro del campo, creando el 4-3-3. Con eso, Brasil mostró la defensa más fuerte de la Copa del Mundo (cuatro goles encajados, junto con Gales). En ataque, el trío Pelé-Garrincha-Vavá hizo historia.

Al final

Brasil entró a la final con: Gilmar; Djalma Santos, Bellini, Orlando y Nilton Santos; Zito y Didi; Garrincha, Pelé, Vavá y Zagallo.

Reproducción del cartel realizado por Lance! en honor al título de 1958

La final de la Copa Mundial de la FIFA de 1958 se jugó el 29 de junio en el estadio Råsunda en Solna, Suecia, entre Suecia y Brasil. Era la primera vez que se disputaba una final de un Mundial entre una selección europea contra una sudamericana. También fue la primera vez que ambos equipos llegaron a una final de la Copa del Mundo, ya que en 1950 no hubo una final real, sino una ronda final cuadrilátera.

Brasil derrotó al equipo anfitrión por 5 x 2 y se proclamó campeón mundial de fútbol por primera vez. Entonces, esta fue la primera vez – y hasta ahora la única vez – que el equipo anfitrión ha sido derrotado en una final de la Copa del Mundo (desde 1950 no hubo final sino una ronda final de un foursquare), y también la única vez que un La selección europea no ha ganado un Mundial disputado en Europa.

Dos días antes de la final contra Suecia, los anfitriones, los jugadores de la selección brasileña estaban doloridos, algunos casi llorando. Como los colores de los uniformes coincidieron, una lotería decidió que los anfitriones saldrían al campo de amarillo..

Como Brasil no contaba con otra equipación oficial, había incertidumbre sobre el color de la camiseta a utilizar en el partido. Para los jugadores supersticiosos era sin duda una señal de mal augurio, más aún con el recuerdo de la derrota de 1950, cuando los atletas de la selección nacional salieron al campo con el uniforme blanco.

El jefe de la delegación, Paulo Machado de Carvalho, notó la depresión y buscó una salida para animar a los atletas. en los cielos Se encerró en su habitación y, frente a la imagen de Nuestra Señora de Aparecida, comenzó a rezar. Luego hizo clic. Inmediatamente fue a concentrarse y, con todos los jugadores frente a él, dijo con voz tranquila y confiada: “Está decidido: jugaremos con el azul, el color del manto de Nuestra Señora Aparecida. Nos dará la fuerza que necesitamos para ganar el título.“. El entusiasmo fue general y la nueva camiseta se encargó apresuradamente a un fabricante sueco. Los números y escudos fueron cosidos por el masajista Mário Américo y el vestuario Francisco Alves durante el viaje en tren desde Gotemburgo, donde el equipo jugó la semifinal contra Francia, hasta Estocolmo. En la gran final, los suecos apenas vieron el color del balón. Fueron derrotados por 5 a 2, el mundial conoció a los chicos Pele y Garrincha. De azul, Brasil ganó el primero de cinco títulos mundiales.

Acostumbrado a jugar de amarillo, Brasil tardó en acostumbrarse a que en aquella final los suecos hubieran sido los suecos, resultado: el gol de Suecia. Nils Liedholm en la salida. Este gol sueco que abrió el marcador, sin embargo, no sacudió al equipo

En una de las escenas más emblemáticas de esta Copa, Didi, sin duda una de las piezas más importantes de la selección brasileña, sacaba el balón desde dentro de la portería brasileña y, mientras los suecos aún festejaban, caminaba tranquilo bajo sus brazos.

También en la primera fase gira Brasil: Garrincha en la línea de fondo, en el área para Vavá, que marcó un doblete, a los 9 y 32.

En la segunda mitad Pelé anotó uno de los mejores goles de la historia del fútbol, ​​que ha resonado hasta el día de hoy, poniéndole 3 a 1 con un tiro directo en el marcador, a los 10. Zagallo ha subido a 23. Suecia ha descendido con Agne Simonsson , a las 10. 35. A las 45, Pelé dio los números finales del partido.

A sus 17 años, Pelé ya hizo brillar los ojos de los amantes del deporte y Brasil demostró que intentaría conquistar el mundo unas cuantas veces más.

Eulália Escoto

"General ninja de la cerveza. Erudito de Internet. Adicto a la web amigable con los hipster. Lector orgulloso. Se cae mucho".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.