Con Lula como “comodín”, la nueva izquierda latinoamericana busca un futuro más verde

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) – Uno de los favoritos para la presidencia de Colombia, Gustavo Petro, quiere, si gana las elecciones previstas para fin de mes, detener toda nueva exploración petrolera y llevar al país hacia un futuro más verde.

La postura está en línea con la del nuevo presidente chileno Gabriel Boric, un millennial que también se comprometió a tomar una posición firme en la lucha contra el cambio climático.

Si bien América Latina ve el resurgimiento de un giro a la izquierda que se espera que domine la mayor parte del continente para fin de año, el tono “más verde” de los nuevos líderes contrasta con el “nacionalismo de recursos” de la vieja guardia, que a menudo ve un control estricto. sobre la energía y los metales como la mejor vía para el progreso económico y la autodeterminación.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva podría ser un comodín. Líder en las encuestas de opinión para las elecciones brasileñas de octubre, Lula ha sido identificado durante mucho tiempo con el desarrollo petrolero, pero al mismo tiempo también intenta crear conflictos con el presidente Jair Bolsonaro, un escéptico sobre el cambio climático.

Lula a menudo evoca la prosperidad que marcó a su gobierno entre 2003 y 2011, cuando un súper ciclo de materias primas impulsado por la creciente demanda de acero, soja y otros productos de China ayudó a llenar las arcas del gobierno.

También ocupó la presidencia cuando Petrobras descubrió el presal, una reserva de alrededor de 50 mil millones de barriles de petróleo que fue vista como un gran avance en la lucha contra la pobreza.

En entrevistas recientes, PT rechazó las sugerencias de seguir el tono de Petro y evitar proyectos petroleros potencialmente rentables.

No obstante, el senador Humberto Costa (PT-PE), estrecho aliado de Lula, cree que la transición energética en Brasil debería acelerarse si la izquierda regresa al poder. Plan para aumentar la generación a partir de fuentes como la solar, eólica y biomasa.

“Creo que una vez más existe este problema de los problemas ambientales y energéticos. Creo que esto jugará un papel importante”, dijo Costa. “Nuestras políticas ambientales y energéticas fueron buenas (en el gobierno anterior de Lula)… pero hoy este problema se ha vuelto más urgente y más amplio”.

El senador también dijo que Lula buscará un “desarrollo autosostenible” en la Amazonía, a diferencia de Bolsonaro.

Sin planeta, sin vida

A finales de este mes, los votantes colombianos acudirán a las urnas para la primera vuelta de las elecciones presidenciales locales, en las que Petro, de 62 años, pretende llevar a la izquierda a su primera victoria en décadas.

El exguerrillero, quien luego se convirtió en parlamentario y alcalde de Bogotá, eligió como compañera de fórmula a Francia Márquez, activista ambiental y estrella emergente del progreso.

Márquez, quien podría convertirse en la primera vicepresidenta afrocolombiana, señaló en una entrevista que ella y Petro habrían roto con los conservadores del país, que desde hace mucho tiempo abrazaron el petróleo y el carbón, pero también con colegas de izquierda como el presidente mexicano. , Andrés Manuel López Obrador, partidario incondicional de los combustibles fósiles.

“El punto es que tanto la izquierda como la derecha están impulsando una política de extractivismo en un momento en que la humanidad enfrenta el desafío de pasar de esta economía extractiva a una sostenible”, dijo Márquez, de 40 años, una vocal feminista. Reuters. “La vida no es posible sin nuestro planeta”.

Petro ha prometido detener nuevas exploraciones de petróleo y gas, proteger los recursos hídricos y brindar mayor seguridad a los ambientalistas en Colombia, el país más peligroso del mundo para estos activistas.

En Chile, en tanto, una nueva ley debe obligar al país a alcanzar la neutralidad de carbono para 2050. Las empresas deberán adaptarse a las nuevas “fronteras” establecidas para limitar las emisiones y la contaminación, dijo el viernes a Reuters el ministro de Contaminación.

Para los líderes tradicionales de izquierda en América Latina, el control y uso de los recursos está ligado a un legado de explotación que se remonta a la época colonial, y muchas de sus políticas se centran en mantener al capital extranjero privado alejado de sus riquezas naturales.

En México, López Obrador obtuvo el mes pasado el apoyo del Congreso para nacionalizar la explotación del litio, un metal crucial para la producción de baterías que el país aún no produce.

Desde entonces, el mandatario mexicano ha dicho que quiere unirse a Chile, Argentina y Bolivia para impulsar el desarrollo con ideas similares.

También ha buscado fortalecer el dominio de la empresa petrolera estatal Pemex y la empresa eléctrica nacional CFE en sus respectivos sectores al cancelar las subastas de petróleo y energía renovable y priorizar el despacho de energía de las plantas de CFE, incluso si son predominantemente de combustibles fósiles. .

En Bolivia, uno de los países más pobres de la región, el presidente socialista Luis Arce se ha mostrado abierto a las negociaciones con inversores del sector del gas natural.

El gobierno también planea anunciar asociaciones con empresas extranjeras a fines de este mes para comenzar a explorar las reservas de litio más grandes del mundo en un momento de creciente demanda.

En la recta final de la campaña en Colombia, Márquez quiere evitar expectativas poco realistas sobre la agenda “verde” de Petro.

“¿Ocurrirá este cambio de la noche a la mañana? No, no sucederá en cuatro años. Pero necesitamos voluntad política para decir: ‘Sí, tenemos que empezar la transición’”.

registrarse en Impulso y recibe un resumen semanal de las novedades que te hacen mover los bolsillos, de forma fácil de entender:

Nacho Manjarrez

"Analista. Gamer. Explorador amistoso. Amante de la televisión incurable. Aficionado a Twitter. Erudito de las redes sociales. Geek aficionado a la web. Orgulloso gurú de los zombis".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.