A pie, en ferry y en compañía de un perro, un recorrido por ocho países para llegar a EE.UU. – 20/05/2022

Ciudad Tecún Umán, Guatemala, 20 may 2022 (AFP) – Hace casi dos meses, Gilberto Rodríguez dejó a su esposa y sus dos hijos pequeños en Caracas y emprendió un peligroso viaje hacia el norte con su perro, Negro, a través de ocho países.

Gilberto durmió en la calle, escapó de los delincuentes y tuvo que dar dinero a la policía guatemalteca, pero nada le quitó la esperanza de llegar a Estados Unidos. Antes de llegar al Río Bravo, si puedes llegar a la última frontera sin ser detenido y deportado por la policía mexicana, deberás cruzar otro río en la frontera entre Guatemala y México, el Suchiate.

Con su perro callejero en brazos, Gilberto paga poco más de un dólar para abordar una balsa hecha de tubos y tablas. En 10 minutos llega a México.

“Tenemos una situación muy crítica con la economía en Venezuela y tenemos que escapar. Los sueldos no sirven para nada, todo lo compras en dólares y lo que te pagan en bolívares no rinde nada”, explica el muchacho, de 27 años, en Ciudad Tecún Umán, al suroeste de Guatemala, antes de cruzar el río.

Gilberto y su perro caminaban por el peligroso bosque del Darién, entre Colombia y Panamá. Luego Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala, hasta llegar a México.

Un juez federal de EE. UU. decidió este viernes (20) mantener el Título 42, un decreto aprobado por la administración del expresidente Donald Trump en 2020, que permite la deportación inmediata de los migrantes que ingresan a los Estados Unidos a través de la frontera sur, y que la administración Biden fijó para suspender el 23 de mayo. La Casa Blanca dijo que la administración apelará la decisión.

Pero al igual que Gilberto, la gran mayoría de los que cruzan el río Suchiate no saben qué es el Título 42.

– Flujo reducido – A diferencia de meses anteriores, cuando multitudes de migrantes se concentraron en esta frontera, el flujo ahora es reducido. En las carreteras, la policía guatemalteca aborda constantemente autobuses para verificar la identidad de los viajeros.

El flujo migratorio por Guatemala viene en “pequeños grupos”, que no tardan en cruzar México, dice Alejandra Godínez, de la Oficina de Atención al Migrante de Ciudad Tecún Umán. “Se dispersan en diferentes grupos y luego se reagrupan del lado mexicano”.

Rubén Méndez, alcalde de Ayutla, municipio donde se encuentra Tecún Umán, dice que los operativos son un impedimento para que los migrantes no intenten formar nuevas caravanas, como las que salieron de Honduras, sobre todo desde 2018.

Entre enero y mayo, Guatemala expulsó a 303 personas de Honduras, El Salvador y Nicaragua que no cumplían con los requisitos migratorios y sanitarios de la pandemia. También expulsó a 69 venezolanos y 165 cubanos, así como a otras 86 personas de distintas nacionalidades.

La última caravana de unos 500 migrantes fue disuelta en enero, apenas ingresó a suelo guatemalteco. Un año antes, un éxodo de unas 7.000 personas fue contenido con porras y gases lacrimógenos.

De mochilero, Gilberto dice que, en algunas partes de Guatemala, la policía le ha pedido dinero para poder continuar su viaje.

– Peligros – Gilberto ha superado varias amenazas. “En la selva del Darién llegamos con unas mujeres y las violaron, además de robarnos los teléfonos”, cuenta sobre este tramo de la ruta, donde abundan los grupos delictivos.

En el camino, Gilberto sobrevivió a la caridad y compartió el plato con su perro. También dormí en la calle, porque algunos refugios no aceptan animales.

El día antes de embarcarse en el río, Gilberto, su perro y otros nueve excursionistas se detienen en Casa do Migrante, una organización humanitaria con sede en la frontera, donde comen. “Llegamos a montañas, ríos, arroyos y la policía nos robó”, dice Moisés Ayerdi, un nicaragüense de 25 años que dice huir de la pobreza y la represión en su país, donde dejó a su esposa y su hija de tres años. .

Todos quieren encontrar trabajo en los Estados Unidos, con el objetivo de enviar dinero a sus familias y financiar el viaje de familiares para que puedan reunirse.

La lancha rústica en el río Suchiate es conducida por un hombre con un palo largo. Tan pronto como tocan la costa del lado mexicano, Negro salta de los brazos de su dueño y se dirige al camino. Ya no es solo un perro, sino también “un migrante”, comenta Gilberto con una sonrisa.

hma / mav / lbc / lb

Tercero Antunez

"Jugador. Organizador. Devoto ninja de la cerveza. Experto certificado en las redes sociales. Introvertido. Explorador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.